Combate la incontinencia desde el embarazo

Muchas mujeres empiezan a sufrir la incontinencia urinaria ya desde el embarazo. Te damos consejos para tratar de evitar ser una de ellas.

El embarazo y el parto son las dos primeras causas de incontinencia urinaria en las mujeres jóvenes. Así lo pone de manifiesto el Instituto Indas, que señala que el 35% de las futuras mamás sufren este molesto problema en la recta final de la gestación.

¿A qué se debe? Principalmente a los cambios hormonales y al enorme peso del útero (aún mayor si esperas gemelos o trillizos) que soportan los músculos del suelo pélvico durante esta etapa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Teniendo en cuenta que las mujeres con incontinencia urinaria en el embarazo tienen un riesgo tres veces superior que el resto de sufrirla tras el parto, resulta evidente que hay que intentar evitar las pérdidas de orina durante la gestación.

PAUTAS CONTRA LA INCONTINENCIA

Toma las siguientes medidas desde el inicio del embarazo y sigue con ellas hasta el final del mismo:

  • Bebe dos litros de agua al día, lo que equivale a unos ocho vasos grandes.
    • Evita el estreñimiento. Para ello hay que llevar una vida activa (siempre que sea posible y tu ginecólogo dé el visto bueno) y aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra (como kiwis, ciruelas, manzanas, espárragos, alcachofas, salvado...)
      • Adopta una postura correcta al sentarte en el inodoro (pies juntos y recogidos y codos apoyados en las rodillas) para proteger de esta forma los músculos del suelo pélvico.
        • Realiza con mucha frecuencia (hazlo siempre que te acuerdes, en cualquier momento del día) los ejercicios de Kegel: contrayendo los músculos del suelo pélvico intensamente durante unos segundos y relajándolos otros tantos.
          Publicidad - Sigue leyendo debajo