Embarazada con asma: ¿cómo actuar?

 Si sufres asma, durante el embarazo deberás seguir un control más estricto y estar atenta para prevenir o tratar las crisis.

El asma es una enfermedad crónica que afecta directamente a las vías respiratorias. Por ello, durante toda la vida, las personas que sufren esta patología tienen una serie de limitaciones que superan con hábitos saludables en función de sus características y una medicación concreta, previamente prescrita por el médico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si eres asmática, debes tomarte tu enfermedad muy en serio, especialmente durante el embarazo, pues los síntomas de la enfermedad pueden agudizarse durante el periodo de gestación. Incluso, pueden variar en función del grado de desarrollo del bebé. Durante el segundo y el tercer trimestre del embarazo es posible que notes cómo los síntomas se hacen un poco más severos.

La importancia de tener un cuidado especial en esta época de tu vida radica en conseguir mantener un nivel óptimo de oxígeno en tu sangre. De esta forma, asegurarás que tu hijo recibe la cantidad necesaria de oxígeno para desarrollarse con normalidad, evitando cualquier tipo de complicación.

Sin un adecuado control y tratamiento, el asma en el embarazo puede llegar a aumentar la probabilidad de sufrir preeclampsia, tener un parto prematuro, o un bebé con bajo peso... Pero tranquila, todas estas complicaciones no se producirán si estás bien tratada.

Para enumerar posibles deficiencias y establecer precauciones, numerosos organismos internacionales trabajan y elaboran parámetros sobre el control del asma en la embarazada.

Cómo saber si estás sufriendo un episodio de asma

En muchas ocasiones, a la embarazada le cuesta saber a ciencia cierta si está sufriendo un episodio de asma. Por ello, debes estar atenta por si tienes algún indicio de padecerlo. Alguno de los síntomas que puedes notar son:

  • Dificultades para respirar. Si notas que te cuesta respirar y que esta situación se repite a menudo, consulta a tu médico. Puede tratarse de una disnea leve, sin mayor importancia, pero conviene que tu médico esté al tanto de que te ocurre.
  • Sibilaciones al respirar. Si notas "pitidos" en el pecho cuando respiras es que se está produciendo, de alguna forma, una pequeña obstrucción de tus bronquios a la hora de respirar. No tiene por qué ser algo grave, sin embargo, conviene tratarlos antes de que el problema pueda pasar a mayores.
  • Opresión en el pecho. Normalmente, este es otro de los síntomas propios de un ataque de asma.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Si notas que estos síntomas se repiten con frecuencia, es necesario que acudas a tu médico. El valorará la situación y te dará las pautas necesarias para mantener esta situación controlada y evitar cualquier riesgo para ti y para tu bebé.

    Consejos para controlar el asma en el embarazo

    Aunque tu médico será quien prescriba las recomendaciones a seguir, a través de una serie de hábitos de vida es posible controlar la aparición de los ataques de asma. Se trata de pautas muy sencillas que harán que todo sea mucho más fácil:

    • Evita cualquier situación que suponga un riesgo, como exponerte al humo de tabaco, al polvo o a cualquier otra sustancia a la que puedas tener alergia.
    • La sinusitis y el reflujo gastroesofágico empeoran el asma, por lo que tendrán que ser tratados por el médico inmediatamente.
    • Ten especial cuidado cuando realices algún tipo de ejercicio. Hablar con tu doctor te ayudará a encontrar los ejercicios que más favorezcan al desarrollo de tu embarazo a la vez que evitas el riesgo de padecer algún ataque de asma.
    • Si el doctor te lo permite, lleva tu aerosol en el bolso y úsalo siempre que notes que te falta el aire.
    • Si es necesario, consulta al doctor para tomar algún tipo de medicación. Tienen una aplicación sencilla y te ayudará a llevar una vida totalmente normal.
    • Hazte revisiones periódicas. Como nadie puede saber cuál será tu caso, se aconseja que te hagas una revisión mensual, independiente de las revisiones rutinarias por el embarazo.

      Toma nota

      • Se estima que entre el 3,7% y el 8,4% de las embarazadas experimentan asma durante su gestación.
      • El 30% de las asmáticas empeoran durante la gestación y el 20% mejoran. Como nadie puede saber cuál será tu caso, deberás hacerte una revisión mensual, independiente de las revisiones rutinarias por el embarazo.
        Publicidad - Sigue leyendo debajo