Beber agua en el embarazo

En el embarazo y en los meses de calor es más importante que nunca estar bien hidratada. Por eso, debes beber unos ocho vasos grandes de agua al día. Tu cuerpo te lo agradecerá.

La hidratación juega un papel fundamental en tu salud durante el embarazo, ya que el agua que ingieres debe ser suficiente para cubrir el mayor gasto de energía de tu organismo, así como para atender el crecimiento del feto y la formación del líquido amniótico. Esto supone unas necesidades mayores de agua.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿CUÁNTA AGUA HAY QUE BEBER?

El Instituto de Investigación Agua y Salud aconseja aumentar al menos 300 ml la ingesta diaria habitual de agua, esto es, beber entre 2 y 3 litros cada día, lo que equivale a 8 o 9 vasos de buen tamaño.

Ten en cuenta que en el embarazo disminuye el umbral de la sed. Esto es, tu organismo tarda más tiempo en "informarte" de que debes beber agua, por lo que, para evitar la deshidratación, deberás beber agua antes incluso de tener sensación de sed.

Además, el Instituto de Investigación Agua y Salud aconseja a todas las embarazadas beber agua mineral natural. ¿Por qué? Básicamente por dos motivos:

  1. Todas estas aguas proceden de manantiales subterráneos, protegidos de la contaminación y que no precisan tratamientos desinfectantes.
  2. Su composición de minerales y de oligoelementos es constante en el tiempo y por esta razón no se producen variaciones en su composición ni en su sabor.

    Ya sabes, durante el embarazo debes prestar más atención que nunca a tu hidratación. No dejes pasar más de hora u hora y media sin tomar un poquito de agua. Al beber te cuidas tú, pero también cuidas al bebé que esperas.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo