Más de la mitad de las embarazadas españolas tienen la vitamina D muy baja

Esta vitamina evita el desarrollo de enfermedades asociadas al desarrollo fetal y neonatal.

Embarazada comiendo yogur fuente de vitamina D
Getty Images

La falta de vitamina D en mujeres embarazadas supone un factor de riesgo añadido en complicaciones como la preeclampsia, el crecimiento intrauterino restringido o la diabetes gestacional y puede desencadenar en patologías asociadas al desarrollo fetal y neonatal. Esto es importante porque “el 60% de las mujeres embarazadas españolas tiene déficit de vitamina D”, según ha comentado el doctor Manuel Marcos, director gerente de EGOM y responsable de la Unidad de Cáncer de Mama, en el marco de la VII Reunión Científica de Ginecología Privada (GINEP). Según el doctor, los especialistas también deben conocer “la importancia y las funciones de la vitamina D así como los posibles riesgos que supone su déficit y la forma más adecuada de tratarlo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, el control adecuado de la vitamina D “puede ayudar a prevenir enfermedades como el raquitismo y la osteomalacia, y a eliminar factores de riesgo añadido en enfermedades metabólicas como la diabetes tipo 2, en enfermedades inmunológicas, como la esclerosis múltiple, y en el desarrollo de algunas neoplasias malignas como el cáncer de mama, colon o páncreas”, señala el Dr. Marcos.

Sin embargo, la vitamina D no solo es importante durante el embarazo, sino que su déficit puede afectar en cualquier etapa de la vida de una mujer. Por ejemplo, en la menopausia, según estudios observacionales puede relacionarse con la obesidad, con la enfermedad cardiovascular, con la diabetes y con el cáncer de mama y, sobre todo, con el desarrollo de osteoporosis. En este sentido, es importante conocer que más de 2 millones de españolas padecen algún grado de osteoporosis, que consiste en la pérdida progresiva de masa ósea y que afecta a la calidad y esperanza de vida de quienes la sufren.

Sin embargo, en España el análisis de los niveles de vitamina D no está incluido en las pruebas rutinarias, por ello, el doctor Manuel Marcos insiste en que “es importante tratar de convencer a las autoridades sanitarias de que el tratamiento de la deficiencia de vitamina D debería estar incluido en los programas de salud, máxime considerando la versatilidad de las opciones terapéuticas autorizadas, su excelente tolerancia y su bajo coste”.

Alimentos ricos en vitamina D

Los aceites de pescado y los pescados como la sardina, el atún y el salmón son los alimentos que más concentran vitamina D. También los lácteos y la yema de huevo suponen una fuente de esta vitamina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo