Problemas específicos

Soluciones a los problemas derivados de dar el pecho a tu bebé

Problemas específicos

Es posible que el especialista te recomiende una crema específica para prevenir grietas en los pezones.

Si es así, sigue sus indicaciones para aplicártela y no dejes de dártela ni un solo día: cuando llegue el momento de amamantar a tu hijo agradecerás haberlo hecho.

Y si tienes los pezones invertidos (hacia adentro) o planos, el médico te dará la mejor solución. Puede que se te corrijan tirando suavemente de ellos hacia afuera (no conviene hacerlo cuando la fecha de parto está muy próxima, porque esto puede favorecer el inicio de las contracciones), o quizá te recomiende usar un corrector (mediante una suave succión hace que el pezón sobresalga).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si nada de ello te resulta eficaz y después del parto sigues teniendo este problema, no te desanimes. Hay pezoneras que se adaptan al seno y posibilitan la lactancia; dicho de otra forma, aun teniendo los senos invertidos o planos podrás dar de mamar a tu hijo.

Como consejo final, trata de mantenerte siempre en el peso recomendado para la etapa del embarazo en la que te encuentres. Un exceso de peso supondría un esfuerzo extra para la piel de los senos y una invitación a las estrías.

Gimnasia para mantenerlo en forma

Haz estos ejercicios a diario, durante el embarazo y tras dar a luz, y mantendrás el pecho en su sitio:

  1. Sentada
    Con la espalda derecha, junta las palmas de las manos manteniendo los codos a la altura del pecho y presiona durante 10 minutos. Relájate un instante y repite.
  2. De pie
    Junta las manos detrás de la espalda y tira de los brazos hacia arriba, levantándolos todo lo que puedas, teniendo cuidado de no doblar los codos.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo