Fortalece el suelo pélvico

Durante el embarazo el suelo pélvico sufre un debilitamiento que si no lo frenamos a tiempo nos ocasionará problemas como la incontinencia urinaria o disfunciones sexuales tras el parto. Te damos las claves para que tu perineose ponga en forma en el embarazo.

El suelo pélvico está formado por un grupo de músculos sobre los que se apoya y aguanta la vejiga, el útero y el intestito grueso. También son los encargados del control uretral y rectal y si no tienen el tono y fuerza adecuados, no realizan correctamente estas funciones acarreando problemas serios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La urgencia urinaria y las pérdidas involuntarias son las principales manifestaciones del debilitamiento del suelo pélvico, por lo que es muy importante que durante el embarazo fortalezcas los músculos situados en el periné y la pelvis.

Además, según un estudio de la revista Obstretics & Gynecology el 33% de las mujeres padecen trastornos de suelo pélvico después del embarazo, sobre todo si el parto ha sido vaginal y ha habido que utilizar instrumental (fórceps, ventosas…).

Ejercicios de Kegel

Para prevenir estas dolencias todos los ginecólogos y matronas recomiendan practicar los Ejercicios de Kegel, que consisten en realizar contracciones acticas y regulares de la vagina y músculos de la zona rectal.

Practícalos de pie o sentada, contrae el músculo pubococcígeo (de la pelvis) durante cinco segundos en series de cinco repeticiones. Cuando adquieras práctica, intenta mantener la tensión durante diez segundos, seguidos de diez segundos de relajación. Otro ejercicio consiste en contraer y relajar lo más rápido posible estos músculos, en series de 25 repeticiones.

Un truco: concéntrate e intenta visualizar cada zona del suelo pélvico (los músculos de la vagina, el recto, los glúteos y los abdominales) mientras la ejercitas de forma individualizada. Te ayudará a realizarlos correctamente.

Aprovecha los atascos en el coche mientras conduces, los viajes en el autobús o metro y cualquier momento del día en el que te acuerdes ¡nadie lo nota y es buenísimo para mantener en forma tu suelo pélvico!

Publicidad - Sigue leyendo debajo