Una dieta rica en cobre, fundamental durante el embarazo

5 alimentos ricos en cobre que previenen enfermedades en el embarazo y la lactancia, ¡toma nota!

Durante el embarazo y el periodo de lactancia la alimentación es clave para el futuro desarrollo del bebé y la salud de la madre. En este sentido, las autoridades sanitarias recomiendan seguir una dieta rica en cobre, que es un mineral que ayuda a prevenir malformaciones del feto, anemia, problemas de crecimiento y que, además, también aporta múltiples beneficios a la madre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), la cantidad de cobre que debe ingerir al día una mujer adulta como parte de una alimentación equilibrada es de 1,3 miligramos, sin embargo, esta cantidad se debe aumentar en un 20% si hablamos de mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Este aumento de cobre en las dietas de las mujeres gestantes se debe a que ayuda a que los bebés nazcan con una reserva natural de cobre que será suficiente, junto a la leche materna o de fórmula, para satisfacer las necesidades que tiene el niño de esta sustancia después del parto.

¿Por qué es importante?

Esta reserva suele desarrollarse durante las tres últimas semanas de embarazo, por lo que es muy común que los bebés prematuros con poco peso nazcan con deficiencia de este mineral, lo que puede suponer un grave problema para su salud. El cobre es un macronutriente fundamental para el crecimiento del niño, para la correcta formación del cerebro y del sistema nervioso y para el buen funcionamiento del sistema cardiovascular y además, potencia el crecimiento de los huesos, fortalece el sistema inmunitario y potencia la absorción de hierro.

Por otro lado, una falta de cobre en lactantes se asocia con alteraciones como las anomalías óseas, las infecciones respiratorias y los problemas de crecimiento.

En cuanto a las mujeres embarazadas, es fundamental que lleven una dieta rica en cobre ya que, de lo contrario, el hierro no podrá transportarse al flujo sanguíneo, lo que derivará en anemia y porque una deficiencia de cobre puede tener graves consecuencias en el desarrollo prenatal. En este sentido, el marisco cocido, el chocolate negro, los frutos secos, los cereales y las legumbres, serán los aliados para las embarazadas a la hora de ingerir la cantidad recomendada de esta sustancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según explica Diego García Carvajal, Director de la Oficina en España del Instituto Europeo del Cobre, "el cobre es un gran aliado para la salud de las personas, algo especialmente relevante cuando nos referimos a embarazadas, prenatales y lactantes. Por eso, en esos casos, se hace necesario un aporte extra en la ingesta de este mineral esencial".

Y ADEMÁS...7 alimentos geniales en el embarazo

Publicidad - Sigue leyendo debajo