Cómo comer bien en el trabajo si estás embarazada y te llevas la comida de casa

Si no comes a diario en casa, puede que te resulte complicado llevar una alimentación adecuada. Pero recuerda que ahora que estás embarazada debes cuidar al máximo tu dieta, comiendo sano y pensando también en tu bebé. ¡Te damos las mejores ideas!

De lunes a viernes comes en el trabajo y te las ves y te las deseas para alimentarte correctamente, algo básico ahora que estás esperando un hijo.

Pero no tires la toalla. Como dice la doctora Magda Carlas, especialista en nutrición y autora, entre otros libros, de Cómo sobrevivir al restaurante diario, “si sabes elegir y tienes en cuenta unos conceptos básicos, puedes alimentarte correctamente comiendo fuera de casa”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cuáles son esos conceptos básicos? La especialista señala que “lo más importante es vigilar la higiene y que la comida sea sencilla, con ingredientes reconocibles”.

Hazte amiga de la tartera

En principio, lo ideal es que te lleves la comida preparada de casa, así controlas los ingredientes, las cantidades, las calorías (si tu peso es normal, en el primer trimestre las calorías no deben variar y en los restantes debes tomar entre 250 y 350 Kcal más cada día), la preparación de los alimentos, los aderezos, las salsas...

La opción de llevar la comida preparada en casa es casi imprescindible si sufres náuseas, ya que los olores de los bares y restaurantes te resultarán muy molestos.

Una buena idea es dedicar parte de un día a planificar los menús de la semana. Así lograrás que tu dieta sea variada y equilibrada y no tendrás que llegar cada noche cansada y pensar “¿y qué me preparo para mañana?”.

A la hora de hacer el plan semanal, ten en cuenta que a lo largo de estos nueve meses necesitarás consumir, a diario: de 3 a 5 raciones de farináceos (pasta, arroz, pan), 3 o 4 raciones de lácteos, 3 o 4 de fruta, 2 de verduras, 2 de alimentos protéicos (carne, pescado, huevo) y de 3 a 5 raciones de grasa (una ración equivale a una cucharada de aceite).

Si te llevas la comida de casa es imprescindible que cuentes con una neverita y con varios recipientes herméticos de calidad y de distintos tamaños para conservar bien los alimentos.

Además, necesitarás que tu lugar de trabajo disponga de un microondas para poder dar el toque final a algunos platos. Aquí te proponemos cinco menús sencillos (uno para cada día de la semana) y además algunos tentempiés que puedas picar entre horas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Menú semanal para comer en el trabajo

LUNES: Arroz rehogado con pollo, champiñones y zanahoria. De postre, una manzana.

MARTES: Ensalada completa: lechuga, tomate, atún, maíz, queso en tacos, espárragos y huevo duro. Aliño de aceite de oliva y limón. De postre, un yogur.

MIÉRCOLES: Puré de verduras variadas y sándwich de pechuga de pollo con salsa de tomate natural. Postre: melón en taquitos.

JUEVES: Espaguetis aderezados con aceite de oliva, ajo, orégano y mejillones. De postre: queso fresco con miel.

VIERNES: Tostada de pan integral con salmón ahumado y queso fresco de untar. Filete con salsa de tomate natural. De postre, una pera.

Para picar entre horas

No falla, a media mañana el estómago siempre te pide un tentempié. Asegúrate de que en tu bolso encontrarás algo sano que ofrecerle:

* Una fruta fresca de temporada: por ejemplo, las peras contienen mucha agua y combaten el estreñimiento, igual que las ciruelas.
* Palitos de pan integral: ricos en fibra.
* Un tetrabrik de zumo de fruta natural. Sin fruta añadida: un plus de vitaminas.
* Una torta de arroz: te aporta energía.

Y guarda en la nevera...

* Queso en porciones: una ración de calcio.
* Yogures bio: lácteo que equilibra la flora intestinal.
* Melón y sandía: frutas que te hidratan por dentro.
* Huevo duro: proteínas y calcio en uno.
* Zanahoria y troncos de apio: vitaminas más fibra.

ADEMÁS... Comer bien en un restaurante de menú estando embarazada

Publicidad - Sigue leyendo debajo