Alimentos que debes evitar en la gestación

Durante el embarazo debes cuidar tu dieta por el bien de tu hijo y por el tuyo propio. Hay alimentos que debes tomar con moderación y otros que tienes que evitar porque de lo contrario vuestra salud puede verse afectada. Y por el mismo motivo no te olvides de cuidar la higiene.

Con moderación

Hay alimentos que deberás limitar en lo posible: fritos, rebozados, precocinados, dulces y bollería industrial, por su exceso de grasas saturadas o de azúcares, según los casos.

“Se trata de potenciar los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como cereales y pan integrales, porque son de absorción lenta, te dan energía para más tiempo y no te aportan calorías vacías, a diferencia de los carbohidratos simples como el azúcar”, señala Anabel Fernández, dietista-nutricionista de Alimmenta, en Barcelona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En cuanto al café, “yo recomiendo tomar, como mucho, una tacita al día”, aconseja la nutricionista.

A estos alimentos, adiós

Otros alimentos están totalmentedesaconsejados durante la gestación, por el riesgo para la salud del bebé. De entrada, prescinde del atún, pez espada, tiburón o cazón y lucio, peces grandes que pueden estar contaminados por mercurio.

“Las últimas recomendaciones de la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) van en este sentido”, recuerda nuestra asesora.

No se te ocurra tomar pescado o marisco crudos o poco cocinados (pueden contener la bacteria de la listeria), ni leche cruda sin pasteurizar, que a veces se encuentra en quesos como el brie o el camembert.

Evita también los marinados y ahumados. La carne cruda o poco hecha y los embutidos no cocidos pueden provocarte toxoplasmosis, una infección parasitaria que puede ser muy grave para el feto; mejor evítalos.

Y, por supuesto, di adiós al alcohol, ya tendrás tiempo para las celebraciones.

Ojo con la higiene

La higiene alimentariatambién es básica para evitar comer productos contaminados por bacterias.

Lávate siempre las manos antes de tocar los alimentos, emplea lejía alimentaria para lavar las frutas, verduras e incluso las ensaladas envasadas, lava también la cáscara de los huevos justo antes de utilizarlos y comprueba que los utensilios de cocina (tablas, paños, cuchillos...) están limpios.

Por supuesto, si algún producto huele raro, está caducado o su color es sospechoso, ni lo dudes: a la basura.

En resumen, tus hábitos nutricionales durante el embarazo influyen en tu salud y, de forma muy directa, en la de tu hijo. No comas por dos, piensa en comer bien para los dos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo