¿Se puede comer jamón ibérico en el embarazo? Sí, se puede

El proceso de curación a que se somete este alimento acaba con el parásito que transmite la toxoplasmosis.

Hasta ahora, a las embarazadas que no están inmunizadas contra la toxoplasmosis (se detecta en los primeros análisis de sangre) se les aconsejaba, entre otras medidas, no consumir carnes crudas o poco hechas ni tampoco embutidos (incluido el jamón ibérico) para prevenir esta enfermedad, que suele ser leve para la madre pero puede ser muy grave para el feto si se contrae en el embarazo.

Pero este protocolo va a cambiar, a raíz de un estudio elaborado por el Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico (Teica) que demuestra que el jamón ibérico curado, debido precisamente a su largo proceso de curación, no puede portar el parásito ‘Toxoplasma gondii’.

La toxoplasmosis se puede contraer por consumir carne contaminada cruda o poco hecha o verduras y frutas infectadas sin lavar, y por tocar tierra contaminada (por heces de un gato que esté infectado) y llevarse esa mano a la nariz o a la boca.

Pero no por comer jamón ibérico curado. El Teica ha firmado un acuerdo con la sociedad de ginecólogos y obstetras de España, la SEGO, para difundir este protocolo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo