Cómo obtener el calcio que necesita la embarazada

La época del embarazo no tiene por qué ser una etapa de renuncias tampoco en lo refente a tus comidas. Aderézalas con condimentos salubles.

image
D.R.

Ideas para "calcificarte" día a día

Tomar mucho calcio de golpe no sirve, porque no lo absorberías. Con estas sencillas costumbres puedes tomar lo que necesitas a diario y aumentar las reservas de calcio en tu organismo:

Enriquece con queso

Añade queso rallado a los purés, ensaladas, tortillas... Además de ayudar a tus huesos, te encantará su sabor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pica frutos secos

A media mañana, te darán energía y mejorarán tus niveles de calcio. Elige aquellos que están tostados sin sal, para no aumentar el nivel de sodio.

Ensaladas amargas

Las hojas de la endivia, la escarola o la rúcula mejoran la digestión, favoreciendo la absorción de este mineral.

Toma sardinas en lata

Ya sabes que los pescados enteros con espinas, como las sardinas en conserva, los boquerones (si son en vinagre hay que congelarlos antes para evitar el parásito anisakis) o el salmón aportan mucho calcio. Tómalos dos o tres veces a la semana, a la hora de comer si te resultan muy fuertes para la cena.

Merienda con calcio

Tómate a diario un yogur, un poco de queso o un vaso de leche; seguro que tus reservas de calcio lo agradecen.

Postres muy ricos

Si te gustan el arroz con leche, las natillas o los helados, son buenas fuentes de calcio.

Salsa de yogur

Puede sustituir a la mayonesa y es más sana y rica en calcio.

Café o té con más leche

En el desayuno, añade leche al café o al té que tomes.

Pasea media hora al día

La vitamina D que obtienes con el sol ayuda a fijar el calcio a los huesos. Además, practicar ejercicio mejora su absorción.

Publicidad - Sigue leyendo debajo