¿Es seguro tomar pescado azul en el embarazo?

¿Podemos tomar pescado azul? ¿Qué especies están contaminadas por mercurio? Si estás embarazada o eres madre de un niño de hasta 3 años no debes preocuparte, sólo seguir una serie de recomendaciones.

Las autoridades sanitarias han encontrado altos niveles de mercurio en el pescado azul. Es por eso por lo que han recomendado que tanto mujeres embarazadas, en edad fértil o en periodo de lactancia, como niños de menos de 3 años eviten consumirlo, sobre todo especies marinas de gran tamaño.

¿A QUIÉN AFECTA?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Las mujeres en edad fértil, así como embarazadas, y aquellas que se encuentren en periodo de lactancia deben evitar tomar pescado azul de gran tamaño. La recomendación también incluye a niños menores de 3 años, y aconseja limitar las raciones para niños entre 3 y 12 años.

Si tu hijo está en ese rango de edad se recomienda que consuma, como máximo, 50 gramos de pescado azul a la semana, o 100 gramoscada dos semanas.
Las embarazadas deben tener precaución, ya queuna ración (100 gramos) de pescado azul supera los niveles de mercurio tolerables para el correcto desarrollo del feto.

Sin embargo, si no perteneces a este grupo, el consumo de este tipo de pescado no es perjudicial para la salud. Se recomienda hasta un máximo de 4 raciones por semana, alternando, eso sí, con pescado blanco.

PRECAUCIÓN EN LA PESCADERÍA

La alerta se refiere a pescado azul de gran tamaño. Más concretamente al pez espada, tiburón, atún rojo y lucio, alimentos que se venden en pescaderías y supermercados con diversos nombres. Las especies con las que debes tener precaución son:

  • Pez espada: muchas veces se confunde con el emperador, y se vende uno con el nombre del otro.
    • Tiburón, cazón, marrajo: el cazón y el marrajo son dos nombres para una misma cosa, y en cualquier caso, ambas son especies de tiburón.
      • Atún rojo, atún común, cimarrón: la precaución está en el atún de gran tamaño, que suele venderse fresco o congelado, y fileteado.
        • Lucio: lo reconocerás perfectamente. Es marrón dorado con manchas negras y tiene grandes escamas.

          Sin embargo, las especies más pequeñasde pescado azul no tienen ningún riesgo de consumo, ya que su reducido tamaño implica menor concentración de mercurio. Por lo tanto no hay problema si comes, por ejemplo, angulas, arenques, boquerones, anchoas, caballa, chicharro, salmón o sardinas (pero, eso sí, han de estar bien cocinados o previamente congelados para evitar el anisakis).

          Publicidad - Sigue leyendo debajo

          EL ORIGEN DEL PROBLEMA

          Recuerda que el pescado azul es muy beneficioso para la salud porque contiene aminoácidos esenciales, Omega 3 y vitaminas A, D, E, B6 y B12. El problema radica de los altos niveles de metales (en este caso de mercurio y su forma orgánica, el metil-mercurio) en especies de gran tamaño debido a la contaminación ambiental. Estos metales se disuelven fácilmente en la grasa y atraviesan la barrera hemato-encefálica y la placenta, produciendo alteraciones neuronales en el feto y en niños de corta edad.

          LO MISMO CON ACELGAS Y ESPINACAS

          Otra recomendación del ministerio de Sanidad ha sido evitar incluir acelgas y espinacas en la dieta de niños menores de 1 año, o que al menos, estas no superen el 20% del total en un puré. Eso sí, a partir de los 3 años el niño podrá comerlas con normalidad.

          El problema es que ambos tipos de verdura contienen nitratos, que en gran cantidad son perjudiciales para la salud de los pequeños.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo