Adelgazar en el embarazo

Sí, ya sabes que en el embarazo lo normal es ir ganando peso paulatinamente hasta subir unos 10 o 12 kilos al final del mismo. Pero algunas mujeres adelgazan, ¿sabes por qué ocurre esto? Sigue leyendo...

Seguro que si estás embarazada la báscula forma ya parte de tu vida. Y que el ginecólgo te pregunta el peso (o te pesa en la consulta) en cada una de las visitas médicas. Y es que un aumento progresivo y correcto de peso siempre es buena señal. Aun así, las variaciones en las ganancias de peso varían mucho de unas mujeres a otras y dependen del peso con el que iniciaste el embarazo y de las circunstancias que acompañen al mismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
  • Si empezaste la gestación baja de peso puedes ganar 12 o 14 kilos fácilmente.
    • Si empezaste con un peso normal el peso óptimo a ganar es de unos 10-12 kilos.
      • Y si comenzaste con demasiado peso, no convendría que subieras más de 8-9 kilos.

        Aparte de estas consideraciones, es posible que comiences la gestación perdiendo peso en vez de ganándolo. ¿Por qué este adelgazamiento? La razón fundamental son las náuseas y los vómitos. Si perteneces al 50% de mujeres que durante los primeros meses de embarazo tienen vómitos provocados por las náuseas matutinas tienes muchas papeletas para perder peso. Es lógico, no te sienta bien la comida, no te apetece comer y lo poco que tomas lo vomitas. Entonces, ¿qué hacer? Lo fundamental es evitar la deshidratación. Ten en cuenta que los líquidos fríos sientan mejor que los calientes, así que habitúate a tomarlos. Además, bebe a sorbitos pequeños. Hazte amiga de los yogures, que suelen sentar bien (mejor que la leche) y de otros alimentos que también suelen ser bien admitidos, como la pasta, el arroz o la manzana. Por lo demás, paciencia, en pocas semanas las náuseas irán remitiendo. Y en caso de que empeores o vomites todo lo que tomas acude al médico para que lo valore.

        ¡ME HAN ACONSEJADO PERDER PESO!

        Es probable que el especialista te aconseje adelgazar en el embarazo si tienes obesidad. Un estudio realizado en la Ludwig-Maximilians de Munich (Alemania) sobre las historias clínicas de más de 700.000 mujeres concluye que las futuras mamás obesas que adelgazan durante el embarazo tienen menos riesgo de sufrir ciertas complicaciones, principalmente preeclampsia y necesidad de cesárea de emergencia en vez de parto natural.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo

        Además, en el caso de las mujeres con obesidad mórbida, adelgazar en la gestación también se asocia con un menor riesgo de tener un bebé más grande de lo normal.

        Lo ideal es que las mujeres obesas pierdan peso antes del embarazo, pero si estás en esta situación y tu peso sigue siendo excesivo consulta con tu médico las pautas a seguir. No hagas ninguna dieta sin contar con el consejo del tocoginecólogo o del endocrino.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo