Qué hacer si te pasas de peso en el embarazo

¿Estás de cuatro meses y ya has subido más de cinco kilos de peso? ¿El ginecólogo te ha "regañado" por tu peso? Está claro, te estás pasando de kilos. Pero tranquila. Te decimos cómo puedes solucionarlo.

Una mujer de una altura y un peso medio debe ganar al final de su embarazo entre 9 y 11 kilos de peso. Si ves que te vas a pasar (y mucho) de esa cifra, conviene ponerse manos a la obra para evitarlo. No debes olvidar que un exceso de peso puede estar relacionado con diversos problemas (desde diabetes a hipertensión) y originar partos más complicados, con mayor presencia de instrumental (fórceps, ventosa) y de cesáreas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Lo primero que debes hacer es no sentirte culpable por esa subida de peso excesiva. ¿Sabías que hasta el 40% de las embarazadas tienen problemas para controlar su peso durante esta etapa? Y es que son muchas las que comen igual que lo hacían antes de la gestación y, sin embargo, ahora ven cómo su peso se dispara. Existe una causa hormonal y, además, debido a que ahora estás más cansada es probable que lleves una vida más reposada y sedentaria. Åsí que actúa, pero no pierdas los nervios:

CONSEJOS PARA CONTROLAR EL PESO

Hay muchas pautas sencillas que puedes seguir en tu vida diaria y que te ayudarán a controlar el peso:

  • Cuando vayas a comprar, haz una lista de la compra y no te salgas de ella. Así evitarás comprar golosinas, snacks... que harían subir mucho tus calorías y poco tu necesidad de nutrientes. Además, haz la compra después de comer, sin hambre. Así no te apetecerá adquirir productos de picoteo.
    • Haz en casa una lista de los menús que vayas a prepararte para la siguiente semana. Piénsalos despacio, siendo consciente de que ahora necesitas más que nunca frutas, verduras, pescados, carne de ave... Cuando vayas a la compra tendrás muy claro qué adquirir.
      • Cuando comas, no te disperses, céntrate en el plato y fíjate, por ejemplo, en que no comes un montón de pan sin darte cuenta.
        • Reduce las grasas. No hay que eliminarlas, de ningún modo. Pero sí elegir las más saludables (aceite de oliva, ácidos grasos esenciales) y rechazar las saturadas.
          • A media mañana, tómate un buen vaso de agua con algún alimento rico en fibra. Así la sensación de hambre a la hora de la comida será menor.
            • Mantente activa. Si tu vida es demasiado sedentaria, cámbiala. A no ser que tu médico te lo contraindique por algún problema médico, camina más de una hora todos los días. También te vendrá muy bien practicar la natación o la gimnasia para embarazadas un par de veces por semana.
              Publicidad - Sigue leyendo debajo

              Verás cómo siguiendo estos consejos logras controlar mejor el exceso de peso. En caso de que no sea así, no dudes en consultarlo con tu ginecólogo. Él analizará el problema y te ayudará a solucionarlo para que tanto tu bebé como tú estéis en las mejores condiciones posibles.

              Publicidad - Sigue leyendo debajo