Alimentos a evitar si estás embarazada

Si estás embarazada y todo el mundo te dice lo que no debes comer y ya no sabes a quién hacer caso...Te contamos los alimentos que de verdad debes evitar.

Alcohol: ni una gota

Ninguna cantidad es segura, así que no consumas ni gota de alcohol durante el embarazo, ya que el feto es muy sensible a él y puede perjudicarle en mayor o en menor medida. Si te apetece una cervecita fría, puedes tomarla, pero asegúrate de que contiene 0% de alcohol.

Sin café y sin té

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Mejor pásate al descafeinado y al té sin teína. Si eres muy cafetera, puedes tomarte una tacita de café al día sin remordimientos, pero no más, porque la cafeína atraviesa la barrera placentaria y afecta al sistema nervioso del bebé.

Ni patés de hígado ni queso azul

Son productos exquisitos, pero desaconsejados en esta etapa. Los patés de hígado contienen un nivel muy alto de vitamina A, que podría ser perjudicial para el bebé en desarrollo. Otro tipo de patés puedes consumirlos con seguridad (y de forma moderada), siempre que estén enlatados, lo que te asegura que han pasado los controles de sanidad. En cuanto a los quesos azules (camembert, roquefort), no debes tomarlos porque pueden provocar listeriosis, una infección que podría ser muy grave para el bebé que esperas. Sí son seguros los quesos pasteurizados.

No al pescado, a la carne y al marisco crudos

Aunque te gusten, evita estas preparaciones. Nada de carpaccios, sushi, ostras... Pueden contener microorganismos y causarte alguna infección o intoxicación alimentaria, como la toxoplasmosis o el anisakis. La primera puede perjudicar al feto y la segunda no, pero puede hacértelo pasar muy mal a ti, ya que el tratamiento está contraindicado en el embarazo. Eso sí, los mariscos cocidos o a la plancha sí puedes tomarlos sin ningún problema.

Ahumados, tampoco

También hay que evitarlos. El motivo es que el proceso de ahumado del salmón o la palometa no asegura la desaparición del parásito anisakis, por lo que no puedes tomarlos con total seguridad.

No a los embutidos muy grasientos

Salami, chorizo, salchichón... muy apetitosos, pero nada indicados en la gestación. En primer lugar, tienen mucha grasa, lo que dificulta el control del peso que has de llevar en estos meses. Y, además, si no estás inmunizada contra la toxoplasmosis podrías contraer esta enfermedad; aunque es cierto que el riesgo es bajo, mejor no te arriesgues. En cuanto al jamón serrano, los estudios sobre si transmite la toxoplasmosis parecen no ser concluyentes, con lo que es mejor no consumirlo. Sí puedes tomar con tranquilidad y cuando lo desees jamón de york y fiambre de pavo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo