Odio a las verduras en el embarazo

Durante el embarazo, algunas personas se pirran por los alimentos de origen vegetal; otras, en cambio, son incapaces de tragar un trozo de tomate y mucho menos sentarse ante un plato de judías verdes. 

Las verduras, en general, son una buena fuente de vitaminas y minerales, hidratos de carbono y, por supuesto, fibra, que resulta indispensable para combatir el estreñimiento.
Necesitas cinco raciones diarias de verdura (hay muchas, seguro que alguna te gusta) y fruta, que puedes repartir en tres de verdura y dos de fruta o las cinco de fruta.
Si optas por las frutas, elige las de menos contenido en azúcar para no pasarte de peso, y de forma especial si tienes problemas con los niveles de glucosa en sangre.
Alterna la fruta entera con los zumos naturales, caseros y con su pulpa.
Una razón más para que incluyas fruta y verduras de hoja verde en tu dieta es que entre las muchas vitaminas que contienen está la C, indispensable para ti porque contribuye a que el hierro, el de la dieta o el de los suplementos, se absorba mejor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo