Alimentos de Navidad a evitar si estás embarazada

Estando embarazada debes cuidar mucho tu alimentación, pero puedes participar del banquete. Mira qué puedes comer y que no.

Vas a vivir una de las Navidades más especiales de tu vida (la del año que viene lo será todavía más) y no puedes dejar que nada la empañe. Ni siquiera ver esos platos jugosos y sumamente apetitosos que todos devoran mientras tú miras con pena comiendo una crema de verduras. ¿Y por qué ha de ser así? No se trata de descuidar el embarazo, ni muchísimo menos, sino de adaptar los menús navideños a tus necesidades, sin que pierdan sabor y consiguiendo que todos, incluida tú, disfrutéis de una buena comida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Productos de Navidad a evitar

A la hora de preparar tus propios menús, ten en cuenta que hay muchos alimentos típicos de estas fechas que puedes tomar sin problemas, pero debes ser muy cuidadosa para no incluir aquellos que pueden resultar perjudiciales en tu estado.

Si no estás inmunizada contra la toxoplasmosis, cuida que las verduras y las carnes estén muy bien cocinadas. Tendrás que renunciar a los carpaccios y a las carnes con zonas rojas, pero podrás comer asados muy hechos.

Respecto al pescado, evita el crudo (nada de sushi) y el ahumado, así como las preparaciones en vinagre y los marinados: pueden transmitir el anisakis, un gusano que aunque no afecta directamente al bebé que esperas, sí puede causarte importantes molestias alérgicas y gastrointestinales, nunca deseables, pero ahora menos.

Evita el marisco crudo, como las ostras o las almejas crudas.

En cuanto al jamón serrano, un estudio ha demostrado que si es jamón ibérico curado no transmite la toxoplasmosis, pero si no estás inmunizada contra este parásito (se determina en los primeros análisis de sangre), y si no tienes la garantía de que es un ibérico bien curado, lo más seguro es no consumirlo. En este caso tampoco podrás comer embutidos, pero sí fiambre de pavo y jamón york.

También tendrás que vigilar los quesos que consumes. Tómalos siempre pasteurizados. En cuanto a los patés, lo más seguro es evitarlos durante estos nueve meses. Y, por supuesto, ni una gota de alcohol.

Pero no todo son prohibiciones. Sí podrás consumir sin problemas, aunque con moderación para evitar empachos, productos típicos como la lombarda, la piña, el marisco bien cocido, el cordero, el pavo o la pularda asada, los pescados al horno, los purés de castaña y de manzana... y hasta algún polvorón o algún trocito de turrón para endulzarte las fiestas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo