La mitad de las embarazadas no consume la cantidad de pescado blanco recomendada para el futuro bebé

No consumir las cantidades de yodo recomendables puede afectar al desarrollo del bebé, a su inteligencia y a su crecimiento.

Comer pescado en el embarazo
Getty Images

Las mitad de las mujeres embarazadas y las que están dando el pecho no comen la cantidad de pescado recomendada, lo que puede derivar en una deficiencia de yodo que puede causar daño cerebral al feto o afectar negativamente en el desarrollo del bebé. Para evitar esta deficiencia de yodo, los expertos recomiendan aumentar la ingesta de pescados blancos magros, como el bacalao, que contienen una gran cantidad de proteínas y vitaminas D y B12, una de las principales fuentes naturales de este mineral.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según EUthyroid, una red de investigación formada por expertos de 27 países y financiada por la Unión Europea, la mitad de los recién nacidos en la UE están expuestos a una deficiencia leve de yodo, lo que puede haber afectado a su función neurocognitiva o haber reducido su coeficiente intelectual.

Para evitar estos problemas, es recomendable consumir las cantidades recomendables de yodo antes del embarazo en lugar de optar por suplementos de yodo durante el embarazo. Además, durante este periodo, las mujeres han de ingerir un 50% más de yodo de lo normal para garantizar la cantidad suficiente al feto. Los expertos destacan el pescado blanco como una de las principales fuentes de yodo, incluso por encima del huevo y la leche.

Tal y como informan desde la Red Global de Expertos en Yodo- Iodine Global Network (IGN), las mujeres necesitan entre 220 y 290 microrganismos diarios de yodo, sin embargo, en España la ingesta de este mineral es de 190 microorganismos, una cantidad claramente insuficiente. Esta deficiencia, como ya hemos comentado antes, puede retrasar el crecimiento del feto, causarle un retraso en su capacidad intelectual o afectar en su desarrollo sexual.

Por otro lado, el consumo de la cantidad suficiente de pescado blanco potencia la fertilidad, según un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, que mostró las mujeres que comían pescado más de dos veces por semana se quedaban embarazadas más rápidamente que las que no.

Desde Mar de Noruega, el consejo que regula la reputación del marisco y pescado de este país, nos dan motivos más que de sobra para consumir más pescado blanco, sobre todo si estamos embarazadas o estás dando el pecho:

Publicidad - Sigue leyendo debajo

10 razones para comer más pescado blanco

1.Es beneficioso para la salud de todo el cuerpo gracias a la cantidad de proteínas, vitaminas, minerales y ácidos grasos omega 3 que posee.

    2. Los ácidos grasos omega 3 ayudan a reducir la presión arterial y los niveles altos de colesterol, reduciendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

    3. Mejora tanto la memoria a largo plazo como la memoria de trabajo. Esto ayuda al cerebro a mantenerse activo y previene las formas más comunes de demencia.

    4. Mejora la densidad mineral ósea, desarrollando dientes y huesos más sanos ya que es rico en vitamina D y calcio.

    5. Mejora el cutis, proporcionándote una piel más clara y más sana.

    6. Es rico en selenio y vitamina A, elementos que pueden contribuir a reforzar el sistema inmunitario.

    7. Contribuye al desarrollo normal del cerebro y del sistema nervioso del feto dado su alto nivel de yodo. Una cantidad de yodo suficiente está asociada a un cociente intelectual más alto y a un mejor desarrollo de la visión entre los tres y cuatro años de edad.

    8. El consumo de pescado blanco más de dos veces a la semana parece facilitar el embarazo.

    9. El consumo de pescado produce un menor impacto medioambientalque la carne y es una excelente elección para el consumidor concienciado con el cambio climático.

    10. El pescado blanco permite preparar comidas sabrosas y asequibles en menos de 30 minutos.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo