¡Tengo un antojo!

Ayer querías fresas, hoy lacón... Tienes antojos por tus nuevas necesidades nutricionales. Y, salvo que te lo desaconseje el médico, debes satisfacerlos.

A lo largo del embarazo tu organismo sufre alteraciones hormonales a las que se habitúa poco a poco.

Mientras dura el proceso de adaptación, experimentarás molestias como las náuseas y ciertos cambios en tus gustos alimenticios, como los antojos.

La doctora Ortrud Lindermann, en su libro "Embarazo y parto natural" (Ed. Océano Ámbar, 26,25 €), explica que las náuseas matinales se deben a la revolución hormonal propia del embarazo, que irrita las mucosas del estómago.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y esta alteración hormonal es también uno de los dos motivos que provocan los antojos.

Los cambios que causan las hormonas en las mucosas de las papilas gustativas hacen que a la mujer se le modifique el sentido del gusto y que “de repente sienta fuertes deseos de comer alimentos que hasta entonces no le llamaban la atención, o rechace otros que hasta ahora le resultaban agradables”, explica el doctor Bernat Serra, jefe del Servicio de Obstetricia del USP Institut Universitari Dexeus, de Barcelona, gran conocedor de los antojos y otros síntomas curiosos que experimentan las embarazadas..

El otro factor que causa los antojos son las nuevas necesidades alimenticias de la futura madre, que precisa más cantidad de algunos nutrientes y que, salvo contraorden del médico, debe procurar satisfacer, para que ni a ella ni al bebé les falte de nada. Aun así, no te agobies: si no satisfaces tus antojos a tu hijo no le van a salir manchas con la forma de los alimentos que no has podido comer. No es cierto que la no satisfacción de los antojos afecte a la piel del bebé, como pensaban nuestras abuelas.

Por supuesto, los antojos no se deben a un deseo inconsciente de la futura madre de llamar la atención, como también se pensaba antes, ni tampoco a alteraciones psicológicas.

Así que, si tienes antojos, no creas que el embarazo te está afectando más de la cuenta, porque no es así. Los antojos son muy comunes entre todas las futuras mamás.

Publicidad - Sigue leyendo debajo