Qué hacer si el bebé tiene conjuntivitis

Es una infección habitual en bebés y en niños. Y conviene saber qué la ha causado para poder tratarla correctamente.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
No te alarmes, pero llévale al pediatra

Ojos enrojecidos y llorosos, picor, legañas, párpados pegados por las mañanas... Son los síntomas más habituales de la conjuntivitis, una infección ocular muy frecuente en bebés y en niños pequeños. Si tu bebé la sufre, no te agobies, no es grave. Pero sí debes tomar medidas ya para combatirla, porque resulta de lo más molesta.

¿Qué debo hacer?

En principio no debes alarmarte por el lagrimeo característico de esta alteración, pues funciona a modo de drenaje para ayudar a expulsar cualquier cuerpo extraño que haya podido entrar en el ojo. Y tampoco debe asustarte el enrojecimiento, ya que es señal de que el sistema inmunológico de tu pequeño se ha activado para combatir el posible foco infeccioso (los capilares de la conjuntiva se dilatan para atraer a los anticuerpos).

Pero aun así, debes llevarle al pediatra cuanto antes para que le examine y le recete los medicamentos que considere más adecuados para él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo se trata la conjuntivitis?

El tratamiento de la conjuntivitis depende del origen de esta. Tenlo en cuenta.

Conjuntivitis vírica

Si tu hijo está resfriado y tiene muchos mocos y los ojos llorosos y enrojecidos, lo más probable es que su conjuntivitis sea vírica. Posiblemente el médico le recetará antiinflamatorios y te indicará ponerle colirio oftálmico.

Infección bacteriana

Si el bebé presenta una secreción espesa de color amarillento y los párpados pegados al despertarse, su conjuntivitis será bacteriana y el médico le prescribirá antibióticos de uso tópico en colirio o en pomada (si te cuesta ponérsela hazlo cuando esté dormido, poniéndola en el lagrimal).

De origen alérgico

Si tiene los ojos irritados pero sin secreción y presenta los párpados inflamados, además de estornudar mucho, es casi seguro que su conjuntivitis será de tipo alérgico y necesitará tratarse con antihistamínicos y/o corticoides.

Puede que se le haya metido algo

Si la inflamación se localiza en un solo ojo, lo más seguro es que se le haya metido algo en él. Intenta lavárselo tú con suero fisiológico, pero si no estás segura de haberle sacado el objeto extraño y el pequeño sigue estando molesto, acude al médico.
Salvo en este último caso, que se solucionará en poco tiempo, en las demás situaciones tardará al menos una semana en volver a tener los ojos sanos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Qué puedes hacer tú

Por supuesto, poner en práctica todas las pautas que te haya indicado el médico. Entre ellas, seguro que están las siguientes.

Lávale los ojos con suero

Empápale las legañas con suero fisiológico (si se las quitas en seco, puedes arañarle). Cuando estén blanditas, retíralas con la punta de una gasa esterilizada, de dentro hacia afuera. Emplea una gasa para cada ojo, para no pasarle la infección de uno a otro. Y haz esta limpieza dos o tres veces al día.

Aplícale compresas

Empapadas en agua tibia o en agua fría. Las primeras son adecuadas si tiene una conjuntivitis infecciosa. Y las segundas, si su afección es de origen alérgico o traumático.

Ponle gafas de sol cuando salgáis

Estará más a gusto, porque la conjuntivitis causa fotosensibilidad.

Y para que no contagie...

No compartas las toallas con él y lávale las manos muy a menudo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo