La sexta enfermedad en bebés ¿qué es?

Provoca fiebre durante tres días y después aparición de manchas rosadas, que no pican ni molestan. El exantema súbito no es una afección importante, pero asusta a los papás.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los primeros síntomas

Conocida entre los padres recientes como "fiebre de los tres días" y entre los expertos como exantema súbito, roseola infantil o sexta enfermedad, es una afección vírica infantil causada, la gran mayoría de las veces, por el herpes virus humano 6 (tipo B). Muy común en época de guardería, afecta a niños de entre 6 meses y dos años y no hay vacuna ni forma de prevenir su aparición (salvo las normas básicas de higiene).

Tras una incubación, de entre 5 y 15 días, aparecen los siguientes síntomas:

- Inflamación de garganta.
- Rinitis y conjuntivitis.
- Y de forma súbita, fiebre muy alta (hasta 40 ºC) sin que el niño muestre mal estado general, a pesar de la temperatura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aparición de manchas rosadas

A las 72 horas, la fiebre baja y surge un exantema de manchas rosadas que se distribuye por el tronco y la cara y en menor cantidad por las extremidades.

- Las manchas no pican ni son molestas y se difuminan o blanquean al presionarlas.
- La erupción persiste entre 3 y 7 días y durante ese tiempo la temperatura corporal baja hasta normalizarse.
- Esta enfermedad es de muy fácil transmisión por contacto con la saliva de un afectado (tos, estornudo, conjuntivitis, etc.).
- Al tratarse de un virus, no son oportunos los antibióticos.
- Deja de ser contagiosa para otros niños cuando desaparece la erupción.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómo hay que actuar

En general, la enfermedad finaliza por sí sola sin complicaciones ni secuelas (aunque sí es posible que, en algunos casos, aparezcan convulsiones febriles relacionadas con la subida de la temperatura corporal). Para esta enfermedad no hay tratamiento específico.

Así puedes aliviar al niño

Controla su temperatura mediante el antitérmico que te haya indicado el pediatra (seguramente a las 24 horas de fiebre ya habrás llevado al niño a su médico). Además, pon en práctica las medidas físicas habituales para casos de temperatura alta como son:

- Aligerar la ropa del niño.
- Mantener su habitación templada y aireada.
- Ponerle un paño mojado en agua tibia en la frente y las muñecas.
- Ofrecerle agua fresca cada poco tiempo, para evitar la deshidratación por la fiebre (si solo toma pecho, aumenta las tomas).
- Darle zumos o alguna bebida azucarada para evitar crisis de acetona (desde los 6 meses).

Y cuando surjan las manchas...

- Presiónalas con el lateral de un vaso de cristal o estira la piel entre tus dedos, si las manchas se difuminan, blanquean o minimizan, son propias de esta enfermedad y no debes preocuparte.
- Si no desaparecen y su rojo es intenso, debes volver cuanto antes al pediatra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo