Rotavirus: 9 cosas que debes saber

Es el principal causante de gastroenteritis aguda y afecta especialmente a bebés y niños menores de 2 años. Toma nota de cómo actuar ante él.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué es el rotavirus?

Se trata de un virus resistente y muy contagioso que provoca gastroenteritis aguda. Tiene forma redonda y guarda un cierto parecido con una rueda (rota, en latín); esa es la razón de que se denomine así.

¿Es muy frecuente?

En España es el responsable de más de 240.000 infecciones anuales y es el mayor causante de diarrea grave en menores de 5 años. Su principal complicación es la deshidratación, causando más de 7.500 hospitalizaciones al año en niños de esta edad.

¿A quién afecta más?

Principalmente, a lactantes y niños pequeños. Según datos del informe La carga del Rotavirus en la UE, prácticamente el 100% de los menores de 2 años ha pasado al menos un episodio de gastroenteritis por causa de este virus, un 69% ha sufrido dos episodios y un 42%, tres.

¿Cómo se transmite el rotavirus?

La transmisión es fecal­-oral, por lo que en guarderías y colegios es fácil el contagio. Generalmente se produce a través de las manos (el virus sobrevive en ellas varias horas), pero también puede transmitirse por contacto con objetos o superficies infectadas. El periodo de incubación es de dos días y el afectado puede contagiar durante una semana.

¿Los adultos pueden contagiarse?

La infección por rotavirus es más común en los bebés y los niños pequeños, pero los padres y los cuidadores que hayan estado en contacto con el afectado también pueden infectarse. En este caso, sus síntomas son más leves.

¿Qué síntomas provoca?

Los síntomas de la infección por rotavirus son gastroenteritis que dura de 3 a 8 días con vómitos intensos, diarrea acuosa de repetición (hasta 20 deposiciones diarias), fiebre y dolor abdominal. Además, el pequeño pierde el apetito y la sed, por lo que el riesgo de deshidratación es muy alto. Síntomas claros: el bebé no moja el pañal en horas, se le seca la boca y la piel, llora sin lágrimas y presenta somnolencia e inquietud.

¿Qué hago si mi bebé lo sufre?

Es prioritario evitar que el bebé se deshidrate y ser muy estricto con su higiene, con la del resto de la familia y con la del hogar. Comprueba que el pequeño sigue mojando el pañal y asegúrate de que recupera las sales y líquidos que se pierden con la diarrea (rehidratando mediante la administración de suero oral, lactancia materna, etc).

¿Cómo se previene la infección por rotavirus?

El lavado frecuente con agua y jabón de manos y enseres del bebé (en el caso del cambiador, con desinfectante) puede ayudar mucho. Además, en España hay vacunas cuya administración está recomendada a partir de las seis semanas de vida del bebé. Vacunar a nuestros pequeños contra el rotavirus es la mejor forma de prevenir la infección, ya que las medidas higiénicas, por si solas, son insuficientes. Si quieres conocer más acerca de estas vacunas, consulta con el pediatra.

¿Por qué es importante prevenir?

Prevenir el contagio del rotavirus resulta muy importante porque, según la Organización Mundial de la Salud, los episodios de diarrea severa en niños suponen una gran carga emocional para los padres, que sufren angustia y preocupación, además de consecuencias físicas para los niños que pueden llegar a ser graves. Además,el estudio "El impacto psicológico y económico del Rotavirus en España", realizado por el servicio de Pediatría del Hospital Costa del Sol de Marbella, muestra que la enfermedad provoca una pérdida de entre 2,3 y 7,5 días de trabajo a los padres y un gasto indirecto para la familia de aproximadamente 135 €.

Publicidad - Sigue leyendo debajo