Vacunar al bebé, consejos para que todo vaya perfecto

Cómo debes preparar a tu hijo y qué hacer para que esté tranquilo.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Preparado para la vacuna

Es normal que cuando lleves a vacunar a tu hijo estés intranquila, sabes que le van a pinchar y no es plato de gusto. Pero es por su salud y es preciso que pongas mucho de tu parte para facilitar el proceso.

Calcula su toma y dásela una hora antes de la cita, así no tendrá hambre y reduces el riesgo de que vomite. Déjale su chupete. Cuando vayáis a consulta, llévate un biberón de agua fresca, un chupete de repuesto y su mascota-muñeco-pañito que le reconforte. Y ve tranquila: si tu corazón está desbocado, poca calma vas a ofrecer al bebé cuando luego le cojas en brazos.

¿Cómo debe ir vestido?

Con prendas de algodón, nada de lana, tejidos sintéticos ni vaqueros que le raspen la zona. Ponle un body de tirantes que no sea necesario quitar para dejarle al descubierto el brazo. Procura que la cintura del pantalón sea bien elástica para que pase por el muslo sin apretar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El momento del pinchazo

A los más pequeños, le pondrán la vacuna en la cara anterolateral externa del muslo (para que la zona esté relajada, el niño permanecerá tumbado boca arriba). A partir de los 18 meses se la pueden poner en el músculo deltoides del brazo. En ese caso lo sentarán sobre tu regazo.

¿Cuántas veces le pincharán?

En muchas comunidades autónomas se intenta reducir el número de pinchazos y se emplea la vacuna hexavalente, un pinchazo que incluye la HB, la DTPa, la VPI y la Hib a los 2 y a los 6 meses y la pentavalente (DTPa, VPI y Hib) a los 4 y 18 meses.

Si en tu zona no es así, le pondrán en ambos muslos las que puedan ir simultáneas y te citarán en los próximos 15-20 días para ponerle las restantes.

¿Y qué hago después del pinchazo?

Aunque te apetezca huir del lugar a llorar con tu bebé, mantén la calma. Sujeta el algodón que te den, sin masajear, viste al niño y espera 20 minutos cerca del centro de salud.

Hay que asegurarse de que no tiene una reacción alérgica. Coge a tu bebé, muéstrale tu protección y cariño.

Salvo que le hayan puesto la vacuna oral del rotavirus (tras la que tendrás que esperar entre 15 y 20 minutos sin darle de comer), puedes ofrecerle pecho, o su agua fresca y su chupete.

Tenlo en brazos sin tocar la zona dolorida, reconfórtalo y si todo va bien, os podéis ir a casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dudas sobre la reacción del cuerpo

Los bebés son impredecibles y no es extraño que justo el día de la vacuna amanezca acatarrado o con décimas de fiebre. O puede que estés tan liada que se te pase el día de la cita. ¿Qué hacer ante éstas u otras situaciones?

¿Qué es una reacción normal?

Lo normal es enrojecimiento y ligera hinchazón en la zona del pinchazo, que puede durar hasta tres días, aumento discreto de la temperatura en los 3-4 días posteriores, irritabilidad y somnolencia. Con la triple vírica la reacción puede surgir entre 7 y 14 días después, con malestar, fiebre o incluso algún sarpullido ligero por el cuerpo.

¿Y una reacción anormal?

No es normal si en los 20 minutos posteriores a la vacuna aparece ronquera en el llanto, dificultad respiratoria y sudor intenso, pitos en el pecho, alteración del ritmo cardiaco, ronchas en la piel, fiebre de 40,5 ºC, debilidad... En cualquiera de estos casos, el pequeño está manifestando una reacción grave que debe atender urgentemente un médico.

Estas reacciones pueden deberse a la vacuna en sí o a alguno de sus ingredientes, como los conservantes (los antibióticos, la neomicina entre ellos), los estabilizantes (como la gelatina) o los adyuvantes, sustancias que mejoran la respuesta de esa vacuna.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Se la pongo o no?

Poner una determinada vacuna al bebé está contraindicado cuando se haya manifestado anteriormente una reacción importante como las descritas o cuando el niño padezca una enfermedad grave. Además...

- En el caso de la DTPa, cuando el pequeño tenga una enfermedad neurológica o haya sufrido una encefalopatía en la semana después de su administración, en una dosis previa.
- El pediatra también ha de valorar si retrasa la vacunación, por ejemplo la triple vírica, cuando el niño esté tomando corticoides orales o inyectados, si ha recibido derivados sanguíneos o inmunoglobulinas recientemente y si el pequeño tiene una infección grave.
- En los niños alérgicos al huevo se debe consultar al médico antes de la primera dosis de la triple vírica.

¿Qué pasa si tiene fiebre ese día?

No es una contraindicación para vacunar, pero si está malito, puedes pedir un cambio de fecha.

¿Y si tiene diarrea o vomita?

Solo son contratiempos para la vacuna oral del rotavirus, que se retrasará hasta que el niño esté bien (si vomita en los 10 minutos posteriores, la vacuna se habrá perdido).

Si tu hijo ha padecido una invaginación intestinal o alguna malformación de intestino, díselo al médico antes de esta vacuna.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dos preguntas habituales sobre vacunas

Hay otras dos cuestiones que suelen preguntarse los padres.

Se me ha pasado una cita. ¿Empiezo otra vez el proceso?

No. El pediatra ajustará su calendario para ponérsela cuando sea posible y tendrás que continuar con las siguientes dosis, hasta completar la pauta.

Me cambio de Comunidad Autónoma. ¿Le pondrán las otras vacunas?

Si existe diferencia en los calendarios y entra en los plazos de edad, sí, pero no le pondrán las que le falten con carácter retroactivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las vacunas del calendario común

Las vacunas que están en el calendario común forman parte de los calendarios autonómicos y se administran a todos los niños y adolescentes de forma gratuita.

Hepatitis B (HB)

Cuatro dosis: al nacimiento, a los 2 meses, a los 4 y a los 11 meses de edad (se administrará la pauta 2, 4 y 11 meses siempre que se asegure una alta cobertura de cribado prenatal de la embarazada y la vacunación de hijos de madres portadoras de Ag HBs en las primeras 24 horas de vida junto con administración de inmunoglobulina HB).

Difteria, tétanos y tosferina (DTPa)

Cinco dosis: las tres primeras a los 2, 4 y 11 meses; cuarta dosis a los 6 años (dTpa) y a los 14 años (Td) la última.

Poliomielitis (VPI)

Se ponen cuatro dosis de vacuna antipoliomielítica inactivada a los 2, 4, 11 meses y 6 años (se administrará la vacuna combinada DTPa/VPI a los niños con pauta 2+1 cuando alcancen la edad de 6 años. Los niños vacunados con pauta 3+1 recibirán dTpa).

Haemophilus influenzae B (Hib)

Tres dosis: a los 2, 4 y 11 meses de edad.

Sarampión, paperas y rubéola (TV)

En dos dosis: una a los 12 meses y otra entre los 3 y los 4 años.

Meningococo C (MenC)

Tres dosis: a los 4 y 12 meses y otra a los 12 años. Según la vacuna utilizada puede ser necesaria la primovacunación con una dosis (4 meses) o dos dosis (2 y 4 meses de edad).

Varicela (VVZ)

Dos dosis: una a los 15 meses y otra entre los 3 y los 4 años. A los 12 años en niños que no hayan pasado la enfermedad ni hayan sido vacunados antes, pauta de dos dosis.

Virus del papiloma humano (VPH)

Sólo para las niñas, pauta de dos dosis a los 12 años.

Enfermedad neumocócica (VCN)

Tres dosis: a los 2, 4 y 11 meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las recomendadas por los expertos

Según los expertos en vacunación también deben administrarse a todos los niños, pero al no estar en el calendario común deben ser compradas por los padres. Pertenecen a esta categoría:

Rotavirus (RV)

Tres dosis: a los 2, 4 y 6 meses (o a los 2, 3 y 4 meses). La pauta debe empezar entre las 6 y las 12 semanas de vida y debe haber terminado antes de los 8 meses de edad.

Meningococo B (MenB)

Pauta 3+1 con una separación mínima de 15 días con el resto de las vacunas del calendario y así evitar la aplicación simultánea con la vacuna antineumocócica. Cuatro dosis: las tres primera a los 2,5-3 meses, 4,5-5 meses y 6-7 meses. Con un refuerzo entre los 12-15 meses de edad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo