Cólicos del lactante, remedios para que no desesperes

Una vez que el pediatra haya diagnosticado que las molestias del bebé se deben a los cólicos hay que pensar en positivo y saber que con el tiempo se pasará.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué son los cólicos?

Los cólicos del lactante son crisis de llanto inconsolable que aparecen en cualquier momento del día, aunque son más comunes a última hora de la tarde y por la noche.

Síntomas típicos

Duran tres horas o más y causan una angustia tremenda en los padres. Quien haya vivido un episodio (más de un 20% de los lactantes tienen cólicos) no necesita mayor descripción, porque muy probablemente se habrá presentado en urgencias con el bebé y a estas alturas lo tendrá clarísimo.

Para aquellos que no hayan pasado por este trance indicaremos que algunos de los síntomas característicos son que el niño encoge las piernas y las estira por el dolor; que no hay forma aparente de calmar su llanto; que parece hambriento, pero no se tranquiliza con la toma, y que tiene la tripa tensa y en ella se oyen bien los ruidos de gases.

Aclaraciones sobre este problema

Los cólicos son pasajeros: aparecen sobre la segunda semana tras el nacimiento, duran hasta el cuarto mes, más o menos, y se quitan por sí solos.

Por evidentes que parezcan, ha de ser el pediatra quien los diagnostique. No hay que dar nada por sentado y cuando el bebé empiece a llorar, hay que descartar todos los días otras posibles causas del llanto: pañal sucio, hambre, dolor de oídos, etcétera.

El niño con cólicos es un niño sano que engorda y crece bien. No afectan a su salud y después del proceso el pequeño está tranquilo.

Factores implicados

La causa del problema no está determinada, aunque se establece por unanimidad una relación entre los cólicos y la inmadurez del sistema digestivo del bebé.

Además, hay otras circunstancias que inciden en la aparición del cólico, entre ellas: que el pequeño trague aire al llorar o durante la toma, que tenga cierta intolerancia a la leche de vaca (en los lactantes de pecho, por la que toma la madre), que esté estreñido y que sea hipersensible a ruidos, voces...

Algunas medidas básicas

La mejor recomendación es mantener la calma, turnarse para no caer en la desesperación y ser conscientes de que cada día es uno menos para que terminen.

Hay que procurar que el bebé no esté estreñido y ser puntual en las tomas para que no se llene de gases al llorar. Anticípate al momento, cógelo en brazos y transmítele calma y cariño antes del berrinche.

Si le das el pecho, asegúrate de que coge bien el pezón y la areola. Además, quizá tengas que dejar la leche de vaca, el café, el té, las bebidas con gas, los alimentos flatulentos y ciertos medicamentos relacionados con la formación de gas.

No desesperes

Te presentamos ocho posibles soluciones. Cualquiera de ellas hay que mantenerla cinco días antes de descartarla. Y seguro que con alguna consigues aliviarle.

Medicina convencional para los cólicos

Asegura que no existe ningún medicamento contra los cólicos, pero sí los hay para paliar algunas de las causas que contribuyen a la aparición del trastorno.

¿Cómo puede ayudarte?

Existe un laxante para bebés, en polvo, a base de pepsina, magnesio-carbonato, magnesio-fosfato y sodio, que añadido al biberón favorece la digestión de la leche y ayuda en la evacuación.

Y un antiespumante (simeticona) que reduce las burbujas de gas del intestino. Otra opción para casos muy acusados es sustituir la leche de vaca por un hidrolizado de caseína, leche de soja o leche sin lactosa (por prescripción médica).

¿Dónde lo encuentras?

En farmacias. Pregunta antes a tu pediatra.

Biorreguladores

En la medicina biorreguladora se utilizan microdosis de principios vegetales y minerales que estimulan los mecanismos de autorregulación del organismo de forma natural y segura. Estos medicamentos, conocidos como homeopatía de segunda generación, carecen de efectos secundarios e interacciones y muestran una eficacia y tolerabilidad excelentes.

¿Cómo puede ayudarte?

Spascupreel es un tratamiento para los cólicos que relaja la musculatura intestinal y tiene efecto analgésico. Se administra medio comprimido cada 15 minutos durante un máximo de dos horas (nunca es preciso llegar a tanto, ya que el dolor desaparece con rapidez). Se da al bebé directamente o disuelto en el biberón.

Pregunta a su médico: más de 2.000 pediatras utilizan medicina biorreguladora en niños.

¿Dónde lo encuentras?

En farmacias. Infórmate en Asociación para el Estudio de la Medicina Biorreguladora

Sales de Schussler

Se denomina terapia bioquímica del Dr. Schussler y resulta muy adecuada en pediatría por su eficacia, su seguridad y la carencia de efectos secundarios. Estas sales tienen que ser potenciadas homeopáticamente.

¿Cómo puede ayudarte?

La sal 7 Magnesium phosp está indicada para eliminar espasmos musculares, calmar el dolor en general (y el dolor de estómago en particular), reducir la inflamación y los cólicos.

Se puede disolver un comprimido en el biberón de agua o en dos cucharadas soperas de agua y dárselo antes de la toma, o hacer una pasta con unas gotas de agua y ponérselo en la boca 10 minutos antes de la toma (se disuelven con facilidad).

También existe en pomada, para aplicar en la tripa tras el baño y masajear la barriga. Pregunta a su pediatra, casi 10.000 doctores en Pediatría aplican ya esta terapia.

¿Dónde lo encuentras?

En farmacias. Infórmate en Asociación Española de Bioquímica Schussler.

El remedio de la homeopatía

Es una medicina desarrollada hace más de 250 años, basada en la ley de la similitud, en la que se emplean dosis infinitesimales (diluidas en agua, alcohol o lactosa) para estimular al organismo a la autocuración. En sus principios activos se emplean sustancias vegetales, animales y minerales. Se puede utilizar a cualquier edad y carece de efectos secundarios.

¿Cómo puede ayudarte?

Colikind es un medicamento homeopático con acción carminativa, tranquilizante y analgésica, que favorece la expulsión de gases y mejora los síntomas del cólico. Precisa cinco gránulos antes de cada toma disueltos en agua. Es bien tolerado, no tiene contraindicaciones y se nota mejoría a los tres o cuatro días. Pregunta a su pediatra (más de 9.000 siguen los principios de la homeopatía).

¿Dónde lo encuentras?

En farmacias; más de 22.000 en España disponen de productos homeopáticos. Infórmate en: www.colikind.es y sobre otros productos, en www.boiron.es

Osteopatía para este problema

La manipulación osteopática consiste en técnicas de manipulación orientadas a aliviar el dolor, restaurar funciones corporales y promover la salud y el bienestar. Con ella se pueden tratar disfunciones mecánicas del organismo.

¿Cómo puede ayudarte?

En este caso la osteopatía visceral está enfocada a mejorar la función de los órganos digestivos masajeando para conseguir mejor riego sanguíneo.

¿Dónde lo encuentras?

Raúl Guzman, osteópata, atiende a bebés desde hace 20 años con una terapia de masajes de fácil aplicación, que tú puedes aprender en el libro del que es autor: “El cólico del lactante. Con sencillos masajes tú puedes ayudarle”. En él describe de forma minuciosa el manejo del bebé y cómo aliviarle con masajes. Encontrarás imágenes, esquemas y maniobras ilustradas para hacerlo. Infórmate en el Servicio de Osteopatía de Clínica Vass.

Cromoterapia como ayuda

Esta ciencia de las antiguas civilizaciones de China, India y Egipto se basa en el poder de los colores, que equilibran las energías internas e inducen al cuerpo a tratarse y curarse. Es inocua y es el complemento de cualquier otra terapia. Sólo se precisa una lámpara y filtros de colores.

¿Cómo puede ayudarte?

Para tu hijo, ten en cuenta que el color naranja tiene un efecto antiespasmódico, favorece la eliminación de residuos y el movimiento intestinal y regula el metabolismo. Este color está relacionado con el segundo chakra, situado entre el ombligo y el pubis, en la quinta vértebra lumbar. El color amarillo regula el sistema digestivo en general, favorece los procesos digestivos y mejora la inflamación abdominal  (tercer chakra, en la decimosegunda vértebra torácica).

¿Dónde lo encuentras?

Puedes buscar información entrando en: www.esenciasflorales.net

Reflexología podal

La planta del pie está repleta de terminaciones nerviosas y de zonas que representan a modo de reflejo todos los órganos y vísceras del organismo. Mediante masajes y presiones en el pie se estimulan puntos reactivos o zonas reflejas y se consigue la mejora de diversos trastornos y dolores.

¿Cómo puede ayudarte?

Aunque la reflexología debe ser realizada por expertos (fisioterapeutas), conviene saber que el punto reflejo del estómago y del duodeno se encuentra en la línea del dedo gordo, bajo la almohadilla de ambos pies y hacia la parte interior. Su manipulación resulta relajante, contribuye a reducir los dolores fuertes y los espasmos y mejora además la evacuación intestinal del pequeño.

¿Dónde?

Infórmate en el buscador de www.efisioterapia.net

Remedios populares

Hablamos de determinados masajes, posturas, prácticas y de otros trucos que utilizan muchas madres de bebés afectados por cólicos y que en ocasiones han demostrado una relativa eficacia.

¿Cómo pueden ayudarte?

- Dale masajes circulares en la tripa, bajo las costillas del lado izquierdo.
- Colócale boca abajo sobre tus rodillas y muévelas arriba y abajo hasta generar un movimiento rítmico sobre su tripa.
- Tumbado boca arriba, llévale las piernas al pecho y después estíralas, repitiéndolo de forma rítmica.
- Sobre la cama o en una superficie blanda, haz rodar al niño sobre su costado a derecha y a izquierda (como si fuese una croqueta).
- Coloca al niño boca abajo en tu antebrazo y mécelo en esta postura mientras masajeas en forma circular con la otra mano su tripa.
- Ponlo en el cochecito semiincorporado y paséalo por un terreno liso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo