Alivia el constipado de tu bebé

Al final del verano empiezan los resfriados. Además de darle las medicinas que te mande el pediatra, puedes ayudarle a sentirse mejor.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Límpiale los oídos por fuera

Limpia los pabellones auditivos con bastoncillos que tengan tope de seguridad, para no introducirlos en el orificio, pues podrías perjudicarle el tímpano y hacer que la cera se introduzca más en el interior, formando un tapón. La cera que segrega el oído sirve como defensa y no hay que intentar extraerla, sólo limpiarla por fuera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dale de beber a menudo

Es importante que beba líquidos para prevenir la sequedad de la mucosa nasal, aliviar el picor de garganta, hacer el moco más fluido (y, por tanto, más fácil de expulsar) e hidratarle si tiene fiebre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Humedécele la naricia

Para reblandecer los mocos, ponle semirrecostado, con la cabeza ladeada, y aplícale dos o tres gotas de suero fisiológico en cada fosa nasal (es mejor que lo compres en la farmacia, en monodosis). Procura que en casa haya un ambiente húmedo para evitar que los mocos se sequen


y dificulten su respiración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Quítale los moquitos

Cuando estén reblandecidos, extráele los moquitos con una pera fisiológica. Presiona la boquilla antes de introducirla en la nariz y una vez dentro, suéltala para que aspire los mocos. Repítelo varias veces. Luego, limpia la pera con agua tibia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Despéjale los bronquios

Dale suaves golpecitos en el pecho o en la espalda con la mano cóncava, para que expulse la mucosidad y sus bronquios se despejen.


Mejor hazlo antes de darle la toma, por si vomita. Si empieza a toser, deja que termine.  No te preocupes si se traga los mocos, ya que pasarán al estómago y los expulsará con las heces.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Retírale las legañas

Si tiene legañas, deberás ablandarlas con suero para


no arañarle cuando se las quites. Sujétale la cara con una mano y con la otra échale las gotas en el lagrimal, para que parpadee, y gírale la cara para que las gotas salgan por el rabillo del ojo. Para retirarle las legañas utiliza gasas estériles (una para cada ojo).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo