Medir la fiebre

Cualquier infección puede elevar su temperatura. Saber cómo medirla y cómo actuar si tu bebé tiene más de 38 ºC te ahorrará quebraderos de cabeza.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1 Utiliza un sistema seguro

Tu bebé no tiene apetito, está sudoroso y ¡su temperatura se ha elevado! Para medirla de forma fiable, la Asociación Española de Pediatría aconseja usar un termómetro digital (en forma de chupete, timpánico, para la axila). No uses uno de mercurio, podría romperse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 En su oído, con cuidado

Si utilizas un termómetro ótico (espera a que el bebé cumpla 3 meses para hacerlo), coge con cuidado su orejita y estírala un poco para introducir la sonda del termómetro. El momento idóneo para ponérselo es antes de comer o media hora después de la toma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 Si lo mides en la axila

Hay fiebre a partir de los 38 ºC de temperatura (la timpánica y la rectal suele ser 0,5 ºC superior). Emplea siempre el mismo termómetro y en la misma zona del cuerpo. El digital tarda 2-4 minutos en medir la temperatura. Apunta todos los datos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 Muy bien hidratado

Si tiene fiebre, debe beber líquido abundante para evitar que se deshidrate. Dale agua, zumos de fruta natural, leche o caldos, a menudo y en pequeños sorbos. Aprovecha para darle de comer cuando le baje la fiebre, pero no le fuerces si no le apetece.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 Baño tibio, nunca frío

Puedes bañar al niño con agua tibia o refrescarle la frente, la nuca, las axilas, las muñecas y las ingles con paños húmedos. No le bañes con agua fría ni le des friegas de alcohol. Mantén su cuarto fresco y ventilado, a 20 ºC de temperatura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 Cómodo y fresquito

Ponle ropa fresca de algodón. Y abanícale. Si su temperatura llega a 38,5 ºC, dale el antipirético infantil recomendado por su pediatra. Llévale a urgencias si no le baja la fiebre, tiene petequias (manchas rojas), convulsiones o te surgen dudas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo