Haloterapia, la terapia sin medicamentos para prevenir la bronquiolitis

Realizar esta terapia una vez por semana durante los dos meses previos a los que nuestro hijo suela sufrir bronquiolitis fortalece su sistema inmunológico ayudándole a prevenirla.

La bronquiolitis es una infección de origen vírico a través de la cual se obstruye el aire de los bronquiolos, que son los encargados de transportar el oxígeno desde los bronquios hasta los alvéolos pulmonares, dando lugar a dificultades a la hora de respirar. Esta enfermedad suele afectar a los niños menores de 2 años y, aunque puede manifestarse durante todo el año, los meses en los que es más habitual son entre noviembre y abril.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En un inicio, se manifiesta mediante los síntomas comunes de un resfriado: mucosidad, tos, fiebre… pero luego puede identificarse porque nuestro hijo comience a respirar con dificultad y más deprisa o con sibilancias. Una terapia alternativa a los medicamentos para prevenir y mejorar esta enfermedad es la Haloterapia, que consiste en que el niño tenga que respirar en una habitación recubierta de sal 100% natural de origen mineral, a una temperatura, humedad ambiental y concentración muy pequeñas que hacen posible que las micro partículas de sal lleguen a los alvéolos pulmonares, solucionando el problema respiratorio.

Con esta terapia se consigue una liberación de la tos, una disminución de la frecuencia de los ataques de respiración y limpiar los mocos. La acción anti-inflamatoria de la sal es fundamental para los problemas respiratorios, ya que produce una desinflamación de las vías respiratorias haciendo desaparecer la dificultad para respirar.La Haloterapia como tratamiento para la bronquiolitis tiene una eficacia clínicamente probada del 82%

Para prevenir esta enfermedad, es recomendable que los niños que sean susceptibles de padecerla realicen este tratamiento de Haloterapia una vez a la semana durante los meses de octubre y noviembre para reforzar su sistema inmunológico. Además, existen otras pautas que pueden ayudar a prevenir esta infección:

  • Evitar el humo de tabaco en casa y que cualquier adulto fume delante de nuestro hijo.
  • Evitar las salas de esperas o lugares con mucha gente en los que la ventilación no sea la correcta.
  • Antes de jugar con el bebé, cerciorarnos de que tenemos las manos limpias.
  • Mantener sus juguetes limpios.
  • Evitar que los bebés estén cerca o en contacto de personas con resfriado.
  • Garantizar que el niño esté correctamente hidratado.
  • Ante los cambios de temperatura, abrigar al niño tapándoles bien la boca y la nariz.
  • Limpiar con frecuencia las secreciones (mucosidad) con pañuelos desechables.
  • Alimentación saludable y alargar todo lo posible la lactancia materna.
  • Respetar las horas de sueño
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Si estás buscando dónde tu hijo puede disfrutar de las ventajas de la Haloterapia, te comentamos que Saltium ha convertido sus salas en cuevas de sal gracias a la última tecnología. Además, estas cuentan con un sistema de ventilación que renueva el aire cada 10 minutos y juguetes para distraer a los niños mientras realizan el tratamiento, por lo que es la opción ideal para que tu hijo fortalezca su sistema inmunológico mientras pasa un buen rato.

    Y ADEMÁS... 8 claves sobre la bronquiolitis

    Publicidad - Sigue leyendo debajo