Flotadores de cuello para bebés, ¿sí o no?

¿Qué opinan los expertos de estos flotadores? ¿Son aconsejables? ¿Suponen algún riesgo?

Los flotadores de cuello se crearon para mantener a flote en el agua a niños con discapacidad, sin embargo, cada vez es más común su uso en todo tipo de bebés. Tanto es así, que incluso existen spas para bebés en los que se utilizan estos flotadores como un complemento para ayudar al bebé a relajarse y ampliar su seguridad y conforman una herramienta de gran utilidad en la fisioterapia acuática infantil. Sin embargo, también traen consigo numerosos riesgos para nuestros pequeños que debemos conocer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según los expertos, el uso de estos flotadores debe estar prescrito a fines médicos. En este sentido, podemos destacar dos tipos de flotador, los profesionales y los recreativos. Los primeros son aquellos que se han fabricado exclusivamente para fines médicos, están hechos de un material ligero, pueden sostener hasta 25 kg de peso y no se desinflan bajo ningún concepto. Estos no están a la venta y solo se utilizan en ciertos entornos bajo la supervisión de personas cualificadas.

Los segundos, por su parte, que sí están en venta, están confeccionados con el mismo material que los flotadores convencionales, lo que aumenta el riesgo de que se desinflen dejando desprotegido al pequeño. En este sentido, hemos de hacer hincapié en que la Academia Española de Pediatríadesaconseja el uso de flotadores que puedan deshincharse. Además, los flotadores recreativos suelen sostener menos peso que los profesionales, lo que podría derivar en que el cuello de nuestro bebé se quedara atascado y de que el pequeño sufriera riesgo de asfixia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por otro lado, especialistas de la Swimming Teachers’ Association aseguran que este tipo de flotadores limitan la movilidad de los bebés en el agua y, como consecuencia, les impide familiarizarse con el medio, retrasando el momento en que aprenden a nadar. En este sentido y debido a la escasa libertad de movimiento que permite este instrumento, aseguran que los bebés que usan este tipo de flotadores adquieren una posición mucho más pasiva en el agua y sufren un retraso en el desarrollo del lenguaje corporal.

Además, estudios han determinado que el uso de estos flotadores en bebés menores de 5 meses podría comprimir sus vértebras cervicales y añadir tensión a los ligamentos y músculos de cuello derivando en problemas cervicales severos.

Según la Asociación Española de Pediatría (AEPED), "en la actualidad no hay estudios que demuestren que la utilización de flotadores en el cuello produzca ningún beneficio en los bebés" y asegura que "la forma más segura de baño de los bebés es en brazos de un adulto y siempre sujeto y supervisado". En este sentido, recomienda que "para que esta vigilancia sea adecuada, la distancia al menor debería ser inferior a la longitud del brazo del cuidador".

"Además, algunas publicaciones sugieren que el utilizar un dispositivo que mantiene el cuello erguido puede ser contraproducente para el desarrollo. Los bebés que están sujetos de forma vertical en el agua con la cabeza sujeta por una estructura semirrígida, sobre todo los más pequeños, podrían recibir compresión de su cuello, y producir tensión en sus ligamentos y músculos", aclara la AEPED.

Si a pesar de esta información te decantas por los flotadores de cuello, es necesario que tomes ciertas medidas preventivas:

  • Antes de comprar un flotador de cuello, infórmate bien. Lee opiniones de usuarios, busca información sobre el prestigio de la marca, comprueba el material del que está fabricado…
  • Elige un flotador ergonométrico. Cuyo material sea resistente y esté homologado por las autoridades competentes.
  • Cuidado con la talla. Asegúrate de que eliges la talla correcta para tu bebé. Su compras un flotador demasiado grande, el bebé podría escurrirse, y si es demasiado pequeño, le podría provocar problemas en los músculos del cuello.
  • Utilízalo en espacios acuáticos limitados. Evita utilizarlo en grandes piscinas o en la playa para asegurarte de que tienes controlado a tu bebé en todo momento.
  • No pierdas de vista a tu hijo. Ya sea con estos flotadores, con los convencionales o con manguitos, nunca le quites el ojo a tu bebé.

    Y además...

    6 precauciones con niños en la piscina

    Publicidad - Sigue leyendo debajo