¿Por qué sigue sin tener pelo?

Es posible que tu bebé haya nacido con bastante pelo y notes que ahora lo va perdiendo de forma acusada. Tranquila, es algo absolutamente normal y no significa que vaya a ser calvo... ¡En absoluto!

Sabías que el pelo del bebé comienza a formarse casi desde el inicio del embarazo? Se trata de un pelo finito y muy suave, llamado lanugo, que le cubre no sólo la cabeza, sino también gran parte del cuerpo. El lanugo tiene una función, le ayuda a mantenerse calentito y actúa también como barrera protectora de gérmenes. Esta pelusilla se cae al final del embarazo, pero la última zona en la que se pierde es la que cubre la cabeza, por lo que muchos niños (más aún los prematuros) nacen con este “falso pelo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¡Se le cae el pelo sin parar!

Por eso, puede que en esta etapa te des cuenta de que tu bebé está perdiendo pelo: aparece en el colchón de su cuna constantemente y le ves menos pelo en la cabeza. Es algo totalmente normal, está perdiendo el lanugo y más adelante saldrá su futuro cabello, que ya no perderá (al menos no durante la infancia).
Otra posibilidad, también bastante frecuente, es que notes que al bebé le están saliendo calvas en la cabeza. En este caso seguramente se deberá al roce de la misma con la cuna o el cochecito de paseo, ya que suele apoyarse siempre en los mismos puntos. En cuanto se mueva más, cambie más de lugar y, sobre todo, empiece a estar sentado, estas calvas desaparecerán.

¿Y el pelo definitivo?

El bebé puede pasar perfectamente su primer año bastante calvito. En este tema cada niño es diferente y su pelo definitivo le crecerá en función de la información genética que posea. Es decir, si vosotros también fuisteis “pelones” de bebés, es probable que vuestro hijo lo sea. Del mismo modo, si tenéis una buena mata de pelo, seguramente el niño también la tendrá. La fuerza y la cantidad del cabello, así como su color oscuro, es dominante sobre el pelo suave, fino o claro. Y hablando del color, es normal que aunque seáis morenos, el bebé tenga el pelo clarito, ya que los melanocitos (células responsables del color) incrementan su producción de melanina a medida que el niño va madurando. Como ves, por ahora no hay nada de lo que tengas que preocuparte.

¡Qué curioso!

Existe una creencia muy extendida de que si rapas el pelo al cero éste crecerá con más fuerza. No hay evidencia científica, por lo que (aunque no le va a hacer mal) no hay necesidad de que lo hagas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Consejos para peinar al niño

Aunque tenga poquito pelo, puedes peinarle utilizando un cepillo pequeño de cerdas muy suaves, que pasarás delicadamente por su cabecita. A medida que su cabello vaya siendo más abundante (que lo será), puedes cambiar el cepillo por un peine infantil de puntas redondeadas y cortas.
Por otra parte, aunque tu hijo aún no tenga pelo, también es aconsejable que le laves la cabeza a diario. Así ayudas a retirar la grasa del cuero cabelludo, que en algunos peques es más abundante, y además se sentirá más fresquito, porque los bebés sudan mucho por la cabeza. Utiliza jabón específico para bebés, en poca cantidad, y asegúrate de aclararle bien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo