Mi hijo tiene lombrices, ¿qué hago?

La oxiuriasis es una infección por parásitos habitual en los niños. Resulta molesta y desagradable, pero la buena noticia es que tiene solución... siempre que sigas al pie de la letra las pautas que te damos.

Últimamente tu hijo está de mal humor, se despierta con cara de no haber pegado ojo y, además, se rasca el culete con mucha frecuencia, sobre todo de noche. La causa más probable de este conjunto de síntomas tiene un nombre: oxiuriasis. Aunque es probable que te suene más si te decimos que tiene lombrices, protagonistas de una de las infestaciones parasitarias más habituales durante la infancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Por qué se reinfesta una y otra vez?

Las lombrices son pequeños gusanillos blancos que se instalan en el aparato digestivo del pequeño. Por las noches, las hembras adultas se mueven hacia el ano y depositan allí sus huevos, recubiertos por una sustancia irritante. Y el problema es que al sentir el picor, el niño se rasca y los huevos se adhieren a sus uñas, con lo que pasan a los objetos que toque. No solo eso: si se chupa el dedo, los huevos vuelven a entrar en su aparato digestivo y en 15 días el problema aparece de nuevo.

Tranquila, hay remedio

Suena desesperante, ¿verdad? Hay solución, aunque exige una visita al médico y unas medidas higiénicas estrictas para acabar con el problema y evitar que se contagie el resto de la familia:

  • Cámbiale a menudo el pañal, lavando la zona con agua caliente y jabón en cada cambio y poniendo una crema que evite el picor. Y báñale a diario, evitando limpiar la zona con esponja.
  • Lávale muy bien las manos cada vez que vaya al baño y sobre todo antes de cada comida.
  • No dejes que juegue en zonas del parque con arena en las que hayan podido estar perros.
  • Ponle para dormir un pijama de cuerpo entero (evitará que se rasque directamente). Y llévale con las uñas muy cortitas.
  • Lava a menudo la ropa interior, las sábanas y las toallas del niño con agua muy caliente y separadas de las de toda la familia.

    Un fármaco contra las lombrices de lo más eficaz

    Si el pediatra determina que efectivamente tu hijo sufre oxiuriasis, le prescribirá un tratamiento que deberéis seguir también el resto de los miembros de la familia. Consiste en tomar un medicamento (probablemente a base de mebendazol), bien en una única dosis que se repite a las dos semanas, bien en varias dosis a lo largo de tres días. Su eficacia es muy alta, pero si no lo seguís o abandonáis demasiado pronto las medidas higiénicas, es muy fácil que el problema vuelva a repetirse. Tenlo en cuenta.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    ¡Qué curioso!

    El pediatra comprobará si tiene lombrices con el test de Graham: consiste en poner en la zona perianal una cinta adhesiva en la que quedan pegados los huevos, que luego se analizan en el laboratorio.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo