Cuando el bebé tiene diarrea

Los papás nos preocupamos mucho cuando nuestro peque tiene diarrea. Esta información te será muy útil y tranquilizadora.

La diarrea es otra de las alteraciones frecuentes en el ritmo intestinal del niño. Se caracteriza por ser de aparición repentina y por producir heces líquidas y aumentar la frecuencia de deposiciones al día.

Es importante saber que los recién nacidos y los bebés pequeñitos tienen su sistema digestivo aún inmaduro, por lo que los episodios de diarrea y estreñimiento pueden ser habituales, sin que eso suponga un problema. Más información sobre esta evolución aquí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los episodios de gastroenteritis aguda, como se conoce médicamente, suelen repetirse entre dos y cuatro veces al año en los menores de 4 años. El síntoma principal de esta afección es la diarrea, que puede ir acompañada de vómitos (muy frecuente), fiebre y pérdida de apetito.

¿Por qué surge la diarrea?

Se estima que el rotavirus es el responsable del 35% de los ingresos hospitalarios por gastroenteritis en los menores de 1 año.

La principal causa es por virus, de ahí que la diarrea afecte más a los niños que acuden a la guardería o que tienen hermanos en edad escolar, ya que se contagia con gran facilidad.

Otra causa puede ser la ingesta de alimentos en mal estado, por eso hay que ser muy escrupulosos con la higiene de la comida y de los biberones, sobre todo en épocas de calor. También puede deberse a la toma de antibióticos, que alteran la flora intestinal; en este caso, ofrece a tu hijo yogur natural para ayudar a que se regenere.

Cuándo ir al pediatra

La diarrea suele durar 4-6 días y es un problema autolimitado (desaparece por sí solo), sobre todo si es de origen vírico. Aún con todo, el pediatra debe valorar el estado general del niño, ya que existe el riesgo de que aparezca deshidratación: el pequeño apenas hace pis (los pañales están secos durante dos o más horas) y, cuando lo hace, la orina es muy concentrada (color café). En este caso ofrécele suero oral y acude a urgencias.

Además, si la diarrea aguda se alarga más de una semana debes comentárselo al pediatra para que descarte la existencia de una intolerancia secundaria a la lactosa (el azúcar de la leche), un problema que puede surgir después de una infección intestinal que ha dañado la mucosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo