Las ventajas de que los niños estén descalzos

¿Tu hijo se quita los zapatos constantemente? En lugar de desesperarte, piensa en las ventajas que le reporta esta manía.

Ultimamente tu hijo ha cogido la costumbre de quitarse los zapatos a todas horas... y a ti te agobia. Pero no lo hace por rebeldía ni para fastidiarte, sino por razones diferentes.
La primera: se siente mucho más cómodo sin ellos. Y la segunda: mientras que con los zapatos puestos ve más limitados sus movimientos y tiene menor sensación de control de sus pasos, cuando apoya los pies descalzos directamente sobre el suelo gana seguridad y equilibrio, algo muy de agradecer ahora que empieza a dar sus primeras carreras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Diversos beneficios

En lugar de desesperarte por esta costumbre de tu hijo, céntrate en sus ventajas. Estudios realizados en Estados Unidos indican que los niños con los pies más sanos son aquellos que caminan descalzos con frecuencia. Andar sin zapatos favorece que el pequeño distribuya la mayor parte de su peso en las almohadillas de los pies en vez de apoyarse en los talones y esto hace que camine más derecho, se caiga menos y no sufra molestias en las extremidades o la espalda.
Además, los traumatólogos afirman que ayuda al niño a desarrollar y fortalecer el tobillo, los músculos de las piernas y el arco plantar y facilita la circulación sanguínea. Y como el pie no suda, previene problemas como los hongos, las callosidades y el mal olor.

Evita posibles riesgos

Como ves, es muy bueno que tu hijo ande descalzo en casa, siempre que no olvides lo siguiente:

  • Si tienes suelo de madera, moqueta o alfombras y calefacción, el niño puede caminar sin zapatos sin problema, pero debes comprobar antes que no hay nada en el suelo con lo que pueda lastimarse o tropezar (por ejemplo, alfombras resbaladizas, pavimentos poco estables o deteriorados o posibles obstáculos por el camino).
    • Si te preocupa que se resfríe por ir descalzo, ten en cuenta que hasta los 4 años los niños tienen los pies recubiertos con una capa de grasa que en parte los aísla del frío. Aun así, para quedarte más tranquila puedes ponerle unos calcetines de fibras naturales como algodón o hilo (para que no le sude el pie) y con suela antideslizante, para evitar que se resbale.

      Los mejores zapatos

      Aunque en casa vaya descalzo, tu hijo necesitará un buen calzado para la calle. ¿Cómo elegir sus zapatos?

      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      • Para que no le produzcan deformaciones ni le hagan adoptar vicios posturales, han de ser justo de su número.
        • Conviene que el material sea ligero, flexible (para permitir el movimiento) y poroso, para no impedir la transpiración del pie. Opta por piel, cuero o lona.
          • Es importante que tengan contrafuertes en la puntera y en el talón, que sujeten el tobillo sin ser muy altos y que las suelas sean antideslizantes.
            • Recuerda que no es bueno que tu hijo use zapatos ya utilizados por otro niño: heredaría sus vicios posturales.
              Publicidad - Sigue leyendo debajo