Trucos para bebés congestionados

No son datos científicos ni basados en evidencias médicas, sino recursos de mamás que han pasado por la misma situación. Ellas aseguran que funcionan.

Hacerle estornudar

Antes de su toma, pásale por la nariz una pluma que le provoque el estornudo; esto le hará expulsar moco, lo que le despejará temporalmente la nariz.

Utilizar el vapor

Abre el agua caliente de la ducha y cuando la estancia se encuentre llena de vapor, dale allí la toma.

Clapear la espalda

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Mantén sentado al bebé y, con la mano hueca, da palmaditas ligeras en el centro de su espalda. De este modo lograrás que se movilice la mucosidad y será más fácil que él la expulse al toser. Hazlo antes de cada toma.

Ponerle en vertical

Tanto si toma pecho como si toma biberón, el niño respira y come mejor cuando está en una postura vertical. Por eso, precisarás mantenerlo en una mochila ventral o portabebés de cara a ti.

Acostarlo inclinado

Ya sea sobre un cojín triangular o sobre un somier reclinable (en tiendas especializadas); ya sea con las patas del cabecero de la cuna levantadas.

Mantener la humedad

Pon contenedores de agua sobre la calefacción para aumentar la humedad ambiental de su cuarto y de la habitación donde esté. Si usas humidificador eléctrico, límpialo a diario.

Eliminar las flemas

Antes de comer, pon al niño sobre tus rodillas, clapea su espalda para lograr que la flema ascienda y retírarla con un dedo envuelto en una gasa. Otra opción es provocar una arcada y, cuando la flema sea visible, retirarla con la gasa, como antes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo