¡Precaución alérgicos!

Las alergias atacan en cualquier época del año ya que pueden ser provocadas por alimentos, plantas, frutas, animales o incluso por la luz del sol.

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) ha elaborado una serie de alertas que debes tener en cuenta si tú o algún miembro de tu familia padecéis este trastorno.

Ojo a algunos fármacos y plantas

Hay que tener precaución con los medicamentos antiinflamatorios y algunos antibióticos, porque su aplicación o ingesta puede provocar eccemas. También con ciertas plantas que florecen en septiembre, como higueras y cítricos, que pueden causar una reacción similar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Comidas fuera de casa

Mucho ojo en este sentido: según la SEAIC, 7 de cada 10 reacciones alérgicas alimentarias se producen fuera del domicilio. Lee detenidamente los ingredientes de los platos por si alguno os puede sentar mal. En caso de duda, pregunta al cocinero del restaurante.

Frutos secos

Pasada la temporada de frutas como cerezas o melocotones, que pueden causar urticaria en manos y labios, llega una de las alergias más comunes: la de los frutos secos. Pueden provocar afecciones cutáneas o respiratorias.

Cuidado con los insectos

En septiembre todavía hace buen tiempo y siempre hay ganas de estar al aire libre o hacer una merendola en el campo. ¡Cuidado! Los insectos están en todas partes y su picadura puede predisponer a la alergia o causar una reacción en las personas sensibilizadas.

En las piscinas cubiertas...

Si tu hijo acude a clases de natación, dúchale después con agua dulce, sobre todo si el niño tiene dermatitis atópica, ya que en este caso, el cloro y el baño prolongado pueden potenciar los síntomas. Si aún no hace frío, ve al mar. ¡A los atópicos el agua salada les viene genial!

Tatuajes de pega

Si tu hijo tiene dermatitis o se le irrita la piel con facilidad, ten cuidado con las calcomanías o los tatuajes de temporada, pueden provocar una reacción. En cuanto a ti, precaución con los de henna, ya que la parafenilendiamina (una sustancia para fijar el tatuaje) puede llegar a causar dermatitis o alergia cutánea.

Ácaros del polvo

Son unos de los principales causantes de alergia y están presentes en hogares con mucha humedad o que no se ventilan a menudo (por ejemplo, en segundas residencias). La limpieza a fondo y la ventilación resultan esenciales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Animales

Muchos de estos simpáticos amigos pueden provocar algún tipo de alergia. Las más comunes se dan con gatos o perros, pero también con ratones, cobayas, caballos o hamsters. El pelo o el contacto con la saliva o la orina de las mascotas puede provocar una reacción alérgica que afecta a los ojos y a las vías respiratorias en forma de rinoconjuntivitis y asma alérgicos.

Pólenes

La polinización se produce en todas las épocas del año y a cada persona le afecta de un modo distinto. Lo más aconsejable es que siempre lleves la medicación necesaria para combatir los síntomas de rinoconjuntivitis y asma polínica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo