Fontanelas del bebé ¡sin dudas!

Facilitan la salida del bebé en el momento del parto. Tras el nacimiento, el pediatra vigilará su evolución, importante para detectar posibles problemas óseos o neurológicos.

¿Qué son las fontanelas?

Son las aberturas más amplias que separan los huesos del cráneo del recién nacido. Permiten que los huesos de la cabeza se superpongan entre sí en el parto para facilitar la salida del bebé, y que se expandan para que el cerebro vaya aumentando su tamaño.

2. ¿Cuántas y cómo son las fontanelas?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Son seis, pero sólo se palpan bien la anterior (romboidal y situada entre la frente y la coronilla) y la posterior (se aprecia en prematuros, es triangular y está entre la coronilla y la nuca). Todas son blandas, planas o ligeramente hundidas al tacto. Algunas laten.

3. ¿Por qué se controlan?

Esta es la etapa en la que el crecimiento del niño es más acelerado. La observación periódica por el pediatra del estado y cierre de las fontanelas es esencial para confirmar el normal desarrollo del niño y detectar posibles anomalías neurológicas y mentales

4. ¿Cuándo han de cerrarse las fontanelas?

La fontanela anterior (la más grande) suele cerrarse entre los 7 y los 18-19 meses de vida. No obstante, puede ser normal que su cierre se adelante a los 4 meses o que se retrase hasta los 24. En cuanto a la fontanela posterior (pequeña), lo normal es que se cierre en los 2 o 3 primeros meses de vida.

5. ¿Podemos favorecerlo?

Para favorecer este proceso has de seguir las pautas de alimentación y cuidados indicadas para el niño sano: alimentación equilibrada, hidratación constante, paseos diarios al aire libre, administración de vitamina D durante el primer año de vida y control periódico por su pediatra, contemplando las visitas de rigor.

Getty Images

6. ¿Qué pasa si las fontanelas se cierran antes?

Indica que el crecimiento de los huesos del cráneo se ha inhibido, por lo que el tamaño del cráneo se reduce, lo que a su vez impide el normal desarrollo y la expansión del cerebro. Una osificación precoz de las fontanelas puede ser síntoma de diferentes patologías (craneosinostosis primaria, talasemia, etcétera).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

7. ¿Y si se cierran muy tarde?

Si una vez cumplidos los 18 meses las fontanelas siguen abiertas, el pediatra debe valorarlas, pues puede ser indicativo de raquitismo. También puede significar que hay un retraso en el desarrollo óseo o la existencia de afecciones como hemorragia intracraneal, hidrocefalia o hipotiroidismo, entre otras.

8. ¿Procuro no tocarlas?

Sí, porque es una zona vulnerable y hay que evitar los golpes, movimientos bruscos y tocarlas a propósito, algo que sólo debe hacer el pediatra para examinarlas. De todas formas, sí puedes peinarle, lavarle la cabecita y acariciarle sin miedo, pues están bien protegidas por el tejido que las rodea.

9. ¿Por qué se abultan?

Es normal cuando el niño llora, tose o vomita. Pero si estando el niño relajado presenta fiebre, sopor y/o irritabilidad y además sus fontanelas permanecen abultadas, hay que consultar al pediatra. Puede ser síntoma de acumulación de líquido en el cerebro, meningitis o exceso de vitamina A, entre otras causas.

10. ¿Y qué indica que las fontanelas aparezcan hundidas?

El hecho de que el bebé tenga esta zona hundida puede indicar problemas de deshidratación o desnutrición. En tal caso el niño puede presentar además otros síntomas, como diarreas o problemas digestivos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo