Fortalece así las piernas del bebé

Practica estos juegos y actividades con tu bebé y conseguirás que, una vez que esté preparado para empezar a andar, sus piernas estén fuertes y el aprendizaje le resulte más sencillo.

En el segundo semestre de vida de tu bebé asistirás a asombrosos avances en su desarrollo. Muchos de ellos tendrán que ver con su capacidad de movilidad y probablemente hacia el final de esta etapa le conducirán a dar sus primeros pasos. Para favorecer estos avances (sin forzarlos jamás) es bueno que practiques con tu hijo diversos ejercicios y juegos que fortalecerán sus piernas.

Primeros juegos

Pon en práctica estas ideas a lo largo del día, aprovechando las actividades rutinarias o los momentos de juego:
• Cuando esté en la bañera, anímale a mover el agua con las piernas (chapotear es algo que encanta a todos los bebés).
• Durante el cambio de pañal, mueve sus piernas subiéndolas y bajándolas, haciendo pedaleos, estirándolas y encogiéndolas...
• Si está tranquilo y con ganas de jugar, colócale boca abajo sobre una alfombra y pon ante su vista, pero un poco alejado de él, un juguete que le guste. Poco a poco se animará a intentar reptar para acercarse a cogerlo.

Cuando sea más mayor...

A medida que muestre ganas de intentar otros retos, actúa así:
• Cuando esté reptando, pon tus manos en sus pies, haciendo tope, para animarle a intentar levantarse un poco y empezar a gatear.
• Si notas que le apetece hacerlo, ponte a gatas a su lado y muévete, para que trate de imitarte.
• ¿Ya se mantiene sentado? Ofrécele tus manos para que se agarre a ellas e intente levantarse. Otra idea, si está sentado en la cuna o en su parque, es enseñarle un juguete situándolo por encima de su cabeza. Quizá se anime a agarrarse a los barrotes para levantarse.

Animarle sí, forzarle no

En todo caso, puedes fortalecer las piernas de tu hijo pero no forzarle a hacer algo para lo que no está preparado. Antes de empezar a andar debe pasar por las etapas que te indicamos en el recuadro (cada niño puede pasarlas a una edad distinta a la que te marcamos o saltarse alguna). Tenlas presentes y acompaña a tu hijo en cada una de ellas, felicitándole por sus avances pero sin adelantarlos.

Del volteo a los primeros pasos

En su desarrollo psicomotor tu bebé pasará por varias etapas:
• Aprender a voltearse, hacia los 5 o 6 meses de edad.
• Lograr sentarse, al principio con un apoyo (sobre los 7 meses) y después sin apoyo (hacia los 8).
• Empezar a gatear (alrededor de los 10 u 11 meses).
• Ponerse de pie agarrándose a un mueble o a tus piernas (alrededor de los 11 meses).
• Mantenerse de pie sin agarrarse a nada y, luego, apoyarse en una u otra pierna (alternándolas).
• Dar sus primeros pasos (en torno a los 12 o 14 meses).

Publicidad - Sigue leyendo debajo