Por qué mi hijo tiene el párpado caído

¿Tu pequeño mantiene un ojo guiñado? Puede sufrir ptosis, una alteración ocular que no afecta a la visión, pero que requiere cirugía.

La ptosis es una patología congénita que afecta a uno de cada 12.000 recién nacidos y que se presenta porque el músculo que se encarga de elevar el párpado no se ha desarrollado correctamente durante el embarazo.

Ocurre por igual en niños y niñas, no tiene carácter hereditario y en el 80% de los casos sólo se da en uno de los ojos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Prevenir complicaciones

La alteración en sí no es grave y no afecta a la capacidad visual del ojo, que normalmente se encuentra en perfecto estado.

Sin embargo, si no se corrige y el párpado termina cubriendo la pupila parcial o totalmente, el bebé, con el tiempo, puede desarrollar una ambliopía u ojo vago, así como estrabismo o bizquera, y estas alteraciones sí que comprometerán su visión.

Además, cuando la ptosis es muy pronunciada el pequeño se ve obligado a echar su cabeza continuamente hacia atrás para ampliar su campo visual y acaba sufriendo tortícolis crónica.

EI párpado caído suele detectarse a partir de los 6 meses, que es cuando el bebé empieza a pasar más horas despierto y cuando se vuelve mucho más expresivo con los gestos de su cara.

Un niño con ptosis no tiene una expresión facial uniforme, pero en cualquier caso, ante la menor duda de si sufre o no este problema, es imprescindible llevarle al oftalmólogo infantil cuanto antes, para que le examine y le valore.

¿Hay que operarle ya?

El único tratamiento efectivo para solucionar el párpado caído es la cirugía; no existe ningún tipo de ejercicio ni de medicamento que fortalezca el músculo que controla los movimientos del párpado.

Por lo general, los especialistas recomiendan esperar hasta que el niño cumpla los 5 años para operarle, no sólo porque así el pequeño colabora más, sino porque en algunos casos, con el crecimiento, la desigualdad entre los ojos se disimula bastante.

Aun así, si el médico considera que la visión del niño está comprometida por la ptosis o que le está afectando a la movilidad del cuello, recomendará la intervención independientemente de su edad.

Ésta no es nada complicada, pero se lleva a cabo con anestesia general para mayor comodidad del niño y del especialista. La recuperación total no suele superar las dos semanas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Golpes, picaduras, orzuelos...

La mayoría de las veces, cuando el bebé presenta un párpado caído no tiene ptosis, sino una inflamación provocada por causas más comunes, como un traumatismo (por un golpe, una picadura...), una conjuntivitis (requiere tratamiento) o el contacto con una sustancia irritante, como la arena del parque (hay que lavarle el ojo con suero fisiológico ocular).

También es probable que se le hayan taponado las glándulas sebáceas de las pestañas y le haya salido un orzuelo. En este caso es bueno aplicarle sobre la zona paños tibios dos o tres veces al día.

Publicidad - Sigue leyendo debajo