El agua puede ser mineral o del grifo

Además de tener claro qué cantidad de agua debe tomar y desde cuándo conviene empezar a dársela, te interesará saber qué tipo de agua es más conveniente para el bebé.

¿Puede tomar agua del grifo o es mejor que la tome embotellada?

Depende del lugar en el que os encontréis. Si la del grifo posee una mineralización alta, es obligado ofrecerle agua de botella de mineralización débil, que sea apta para el consumo infantil (viene especificado en la etiqueta).

Pero si tienes la seguridad de que el agua de la red está poco mineralizada, sí puede tomarla. En cualquier caso, ante la duda, lo más acertado es darle agua envasada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué agua embotellada es mejor para él?

Siempre hay que leer en la etiqueta la composición y elegir la que tenga la mineralización más baja. Concretamente, conviene que la concentración de sodio sea inferior a 25 mg/l en los primeros 4-6 meses; la de flúor, inferior a 0,3 mg/l; el contenido de calcio, entre 25 y 100 mg/l; y el de nitratos, menor de 25 mg/l.

Ten presente que el exceso de calcio y de sodio podría llegar a afectar a los riñones del bebé, que aún no están preparados para filtrar tanta cantidad de mineral.

¿Hay que hervirla siempre?

Si ofreces a tu bebé agua del grifo muchos pediatras recomiendan hervirla siempre; si es de botella, no.

Cómo se hierve correctamente?

Antes de hervir el agua del grifo es aconsejable dejarla correr unos minutos para eliminar las posibles sustancias acumuladas en los conductos.

La Asociación Española de Pediatría recomienda hervir el agua durante un minuto desde el momento en que empieza la ebullición, cuando se vive a nivel del mar. Se debe añadir un minuto más por cada 1.000 metros de altitud sobre el nivel del mar.

La recomendación que se daba hace años de hervir el agua durante 5 o incluso 10 minutos ya no se aconseja, pues se ha demostrado que algunas sustancias como los nitratos o el sodio se concentran demasiado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo