La evolución del bebé de 1 a 2 años

Hasta los 24 meses un niño se considera lactante. Si puedes seguir dándole pecho, estupendo. Si no, recuerda que la leche debe seguir siendo uno de sus alimentos primordiales.

Así aumenta de peso

Durante este año tu hijo engordará menos, principalmente porque se mueve mucho más, el gasto de calorías es más acusado y, además, para él comer supone perder tiempo de juego. A pesar de tus atenciones, apenas notarás en la báscula cambios de 300 g al mes.

Su talla y su cabecita

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Percibirás una figura más longilínea. En su segundo cumpleaños medirá casi 10 cm más que en el cumpleaños anterior. Recuerda que estos datos son aproximados. Cada niño sigue su propio ritmo y en el crecimiento puede haber parones y acelerones, según circunstancias.

En todo este año su perímetro cefálico crecerá unos 3 centímetros.

Nuevos alimentos

A partir del año, puede adaptarse al ritmo de cinco comidas diarias (desayuno, refrigerio de media mañana, comida, merienda y cena).

Dependiendo de la cantidad de piezas dentales que tenga y de su capacidad de masticación podrás ofrecerle, poco a poco, muchos alimentos, pero con sentido común: dulces, frutos secos, frutas con hueso, salazones, embutidos grasientos... retrásalos hasta los 4 años. Aportan poco y ahora no son adecuados para su salud.

En este período...

De los 12 a los 18 meses el niño camina solo (algunos incluso corren) y además tiene la suficiente destreza para manipular objetos, apilarlos, llenar una cuchara y llevársela a la boquita... Cuidado con las caídas (escaleras y alturas son muy apetecibles) y los objetos peligrosos (cuchillos, enchufes, tapones de frascos...).

✒ En esta edad el niño debe manifestar interés por el entorno, sus movimientos tienen que ser coordinados, ha de comprender órdenes y conversaciones sencillas y también tiene que hacerse entender (aunque su lenguaje sea todavía limitado).

Publicidad - Sigue leyendo debajo