Pruebas diagnósticas para las alergias respiratorias

Si existen sospechas de que un bebé o un niño pueda ser alérgico, el especialista recomendará realizarle una o varias de las siguientes pruebas.

Historial clínico

Se trata de un interrogatorio para conocer los antecedentes familiares, los casos de alergias en los padres o hermanos y dilucidar otras cuestiones previas.

Prick Test o prueba de punción

Consiste en colocar unas gotas de extractos líquidos de alergenos en el antebrazo del niño y luego realizar pequeños pinchazos (punción) o cortes (escarificación) en la piel. No produce dolor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si, tras unos 15 minutos, se forman puntitos rojizos y abultados (denominados pápulas), hay alergia. En este caso el médico realiza un círculo alrededor de la reacción y mide su diámetro para determinar el grado de inflamación y, por tanto, el grado de intensidad alérgica.

Análisis de sangre específico

En ocasiones, para confirmar el diagnóstico se realiza un análisis de sangre que mide la IgE. Como en cualquier análisis, lo molesto es únicamente el momento de la extracción.

Publicidad - Sigue leyendo debajo