Diferencias entre los probióticos y los prebióticos

Los probióticos son las bacterias buenas que ayudan a proteger nuestro intestino y los prebióticos estimulan el crecimiento de los primeros, es decir permiten que se incremente su número.

La importancia de los probióticos

Los probióticos son precisamente esas “bacterias buenas” de las que hablamos y que se añaden a algunos medicamentos o alimentos. La OMS los define como “microorganismos vivos que se añaden en cantidades adecuadas y que aportan un beneficio a la salud del consumidor”.

DÓNDE ESTÁN
Estas sustancias puedes encontrarlas en ciertos complementos nutricionales, medicamentos o en alimentos, fundamentalmente en forma de yogures y productos lácteos fermentados.

Los microorganismos más conocidos y más estudiados por los científicos, y que te sonarán porque los has leído muchas veces en la composición de algunos lácteos, son los lactobacilos y las bifidobacterias, “bichitos” con efecto beneficioso que sirven de barrera para el paso de otras bacterias que pueden ser “no tan buenas” y causar enfermedades.

BUENOS ANTES DE LAS DIARREAS
Muchos pediatras recomiendan que el niño tome probióticos cuando sufre diarrea, causada por el uso de antibióticos o provocada por el rotavirus.

¿Y qué son los prebióticos?

Se trata de ingredientes naturales (también, como los probióticos, son microorganismos vivos) que están presentes en la leche materna y en ciertos vegetales y frutas que tomamos en nuestra dieta habitual.

DÓNDE ESTÁN
Se encuentran en alimentos como la cebolla, el plátano, el tomate, los espárragos, los puerros, el ajo... Los prebióticos más conocidos son la oligofructosa y la insulina, y también se añaden a alimentos como los cereales, galletas, pan, batidos, yogures, chocolate de untar...

CÓMO ACTÚAN
Su función consiste en llegar al intestino y estimular el crecimiento de los probióticos, es decir, sirven de alimento para las bacterias buenas. Lo que se consigue de este modo es favorecer las digestiones y elevar las defensas naturales de los niños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo