Bebé 3 - 6 meses: Testículos en ascensor

Tú también te alarmarías si, como les ha pasado a otras madres, al ir a cambiar o a bañar a tu bebé vieras que le han “desaparecido” los testículos. ¿Quieres saber por qué ocurre esto? Te ahorrarás posible sustos.

A muchos bebés les “desaparecen” los testículos cuando están nerviosos o les hacen cosquillas. Por eso, si alguna vez le ocurre al tuyo, no te alarmes: tu pequeño sigue teniéndolos y en cuanto se relaje le volverán a su lugar, que es la bolsa escrotal.

El causante es un músculo

Este movimiento tan particular es lo que médicamente se conoce como “testículos en ascensor”. No denota ninguna anomalía y aunque puede darse el caso de antecedentes familiares, no está demostrado que sea hereditario.

Se debe a una exaltación del reflejo cremastérico; es decir, que el causante de este “sube y baja” es el músculo cremáster, situado entre el pliegue de la ingle y la bolsa testicular y cuya función es retraer el testículo. Antes de la adolescencia está muy activo y ante cualquier leve estímulo se contrae (caricias, manos frías...), haciendo que el testículo suba y quede oculto.

Aunque es normal que te sorprendas si al ir a cambiar el pañal a tu bebé descubres que “no tiene” testículos, ahora que ya sabes a qué se debe esta “desaparición”, en lugar de alarmarte intenta mantener la serenidad y relajar a tu pequeño.

Explórale con calma

Para ello puedes cantarle o mecerle con suavidad. A continuación, con mucha calma y después de frotarte las manos una contra otra para que no estén frías, pálpale la zona: verás cómo los testículos han descendido.

La doctora Ana Coral Barreda, del Hospital La Paz, de Madrid, nos explica: “El único tratamiento que existe para los testículos en ascensor es la edad. El reflejo cremastérico se va atenuando con los años y a partir de la pubertad el testículo permanece cada vez más tiempo en la bolsa escrotal, porque debido a su abultado tamaño ya no le resulta fácil volver al canal inguinal”.

Así que ya sabes, ésta es otra particularidad del desarrollo infantil que se soluciona con el paso del tiempo.

¡Qué interesante!

  • Numerosos estudios aseguran que, al contrario de lo que mucha gente cree, la fiebre alta no afecta a la salud de los testículos, por lo que los padres de niños tendentes a la fiebre deben perder este temor.
    • Otras investigaciones concluyen que un exceso de cafeína durante el embarazo (más de 3 tazas de café diarias) sí aumenta el riesgo de criptorquidia en el futuro bebé.

      No debe confundirse con una criptorquidia

      Los testículos en ascensor suben y bajan, por lo que se diferencian claramente de una criptorquidia. Cuando esta patología se presenta (es más habitual en los niños prematuros) resulta imposible palpar el testículo, porque nunca llegó a descender a la bolsa escrotal durante el desarrollo fetal. “Sobre el tercer mes de gestación, los testículos que se han formado en el abdomen deben descender y bajar lentamente a la bolsa escrotal.

      Si este viaje no se completa (al octavo mes ya tienen que haber llegado al escroto), nos encontramos ante una bolsa escrotal vacía”, apunta la doctora Ana Coral Barreda. Este trastorno afecta al 10% de los recién nacidos y generalmente se resuelve de forma espontánea en los seis primeros meses de vida.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo