¿Qué hacer si el bebé tiene piojos?

Pues sí, los piojos no entienden de edades y como los bebés suelen jugar “pegados” los unos a los otros, el contagio entre ellos es sencillísimo. Ante un picor insistente de cabeza debemos ponernos alerta y actuar.

Hay muchos mitos respecto a los piojos que conviene desterrar: por ejemplo, no vuelan, sino que se contagian andando. Y tampoco es verdad que prefieran las cabezas sucias a las limpias ni que respeten las de los bebés: acuden a todas.

Por eso, aunque tu hijo sea pequeñito, si le ves rascarse la cabeza con insistencia, revísasela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Primero la revisión

Para ello, acerca una silla cómoda a una ventana con luz natural y dile que se siente en ella. Dale un cuento o algo con lo que se entretenga, para que no se impaciente, y ponle una toalla clarita sobre los hombros (así, si cae algún piojo, podrás verlo).

Coge una lupa, divídele el pelo en mechones y ve fijándote bien, sobre todo en la parte de detrás de las orejas y en la nuca, que son las zonas más cálidas y las preferidas por estos bichitos.

Si tiene piojos los verás pronto, pero las liendres te costará distinguirlas: son unos puntitos blancos como la caspa, pero a diferencia de ésta, no se caen si los sacudes, sino que siguen adheridas al pelo.

Después el ataque

En caso de que tu hijo esté infestado, pregunta en la farmacia por una loción con dimeticona o con aceite de coco (tal vez no dispongan de ellas y tengan que solicitarlas), que son pediculicidas que pueden utilizarse con niños muy pequeños y no irritan el cuero cabelludo.

Aplícale alguno de ellos con el pelo seco, ponle un gorro de plástico y espera el tiempo que diga el prospecto.

Lávale la cabeza para quitarle el producto y con ella mojada, échale suavizante para niños y pásale la liendrera. Te será muy fácil deslizarla y así le irás quitando los huevecillos que se le hayan quedado adheridos.

Hecho esto, lávale definitivamente la cabeza y deja que el pelo se le seque al aire (el calor del secador disminuye el efecto de estos productos).

Para evitar la reinfestación, repite el tratamiento diez días después.

Medidas de higiene esenciales

Adoptarlas de inmediato es la única solución para evitar que toda la familia terminéis con el pelo plagado de piojos:

  • Corta el pelo a tu hijo. Si es una niña y te da pena dejarle sin su bonita melena, llévala siempre con coletas o con una trenza.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    • Lava la ropa, las sábanas, las toallas, las cortinas y los peluches de tu pequeño con el agua muy caliente (a partir de 55 ºC los piojos mueren), durante un tiempo mínimo de 20 minutos.
      • Limpia con el producto antipiojos los peines, la liendrera y todos los utensilios que hayan estado en contacto con el pelo de tu hijo.
        • Para barrer la casa, sustituye la escoba por la aspiradora, al menos durante las dos siguientes semanas al inicio del tratamiento.
          • Si os contagiáis, los demás miembros de la familia (incluidos los niños a partir de los 2 o 3 años) podéis usar los productos antipiojos que habitualmente venden en la farmacia y acudir a centros especializados en eliminarlos (www.pipisout. com).
            Publicidad - Sigue leyendo debajo