¿Cómo influye la alimentación en la salud dental del bebé?

Además de la correcta limpieza, una alimentación equilibrada influye en la buena salud dental del bebé. Es recomendable que empieces, también, con las primeras visitas al odontólogo.

Alimentación correcta

Uno de los errores más habituales en la higiene dental cuando el bebé ya tiene sus primeros dientes es no limpiarlos con una gasita después de la toma noctura.

Por la noche el niño saliva menos y la leche permanece más tiempo en boca y se descompone en sus azúcares básicos, lo que acaba produciendo una desmineralización del esmalte que se terminará convirtiendo en una caries.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Otra equivocación frecuente en esta edad es untar en miel, azúcar o zumo las tetinas del biberón o del chupete, ya que esto causa un tipo de caries muy destructiva que se conoce como “caries de biberón” (sobre todo si dejas que se duerma chupando el biberón).

Luego, a medida que el niño crece, conviene saber que todo alimento que en su descomposición produce azúcar puede provocar caries: el pan, la pasta, los hidratos de carbono en general y hasta la fruta. Pero, lógicamente, no vamos a prescindir de ellos.

Por eso, según Miguel Hernández, “la mejor prevención es una dieta equilibrada”. Y respecto a las chuches, no pasa nada si el niño las toma de vez en cuando, porque ahora muchas están hechas con xilitol, un azúcar no cariogénico.

Visita al odontólogo

La Academia Americana de Odontopediatría recomienda hacer la primera revisión cuando el niño cumple un año. Es una visita casi rutinaria, pero sirve para que el pequeño pierda el miedo y no le importe regresar después.

A partir de ese primer control tendría que ir al odontopediatra cada seis meses. “Es fundamental ir siempre un paso por delante, porque la prevención es lo más barato”, dice el odontólogo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo