Cómo cuidar los dientes de leche del bebé

Desde el momento en que asome su primer piquito (hacia los 6 meses) debes cuidar los dientes de leche del bebé, aunque sean temporales. Sólo así lograrás que tu hijo tenga una boca sana durante toda su vida.

Si durante la gestación pudieras hacer una radiografía a las encías de tu hijo, comprobarías que ya se están formando las calcificaciones que más tarde darán lugar a los dientes.

Este proceso no se detiene en ningún momento de su crecimiento, pero deberás esperar a que el bebé tenga unos 6 meses de vida (las niñas suelen ser algo más precoces) para ver aparecer en la encía su primer diente de leche, llamado así porque es más blanco que los definitivos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“El diente aparece en la boca cuando tiene dos tercios de su raíz ya formada”, explica Miguel Hernández, profesor de Odontopediatría de la Universidad de Barcelona.

Que el primer diente salga unos meses antes (incluso que lo tenga al nacer) o algunos meses después es normal. Sólo si al cumplir 1 año no ha erupcionado ningún diente o a los 3 años el niño sigue sin completar su dentición deberás llevarlo al odontopediatra, ya que detrás de este retraso podría haber trastornos nutritivos o metabólicos.

A VECES ES MOLESTO

La erupción dental no es un proceso doloroso: “En la gran mayoría de los casos el niño casi ni se entera de que le están saliendo sus primeros dientes”, comenta el odontólogo.

Sin embargo, a veces resulta molesta. “La encía se inflama y provoca unas décimas de fiebre, mayor irritabilidad y algún trastorno digestivo y puede durar tres o cuatro días”, añade.

Lo que es bastante frecuente es el prurito gengival, esa sensación de picazón que el niño trata de calmar mordiendo y que no debemos confundir con el hecho de que el pequeño se lleve el puño a la boca.

“El bebé se introduce los dedos porque forma parte de su fase oral, de su mecanismo de exploración. Es parte de su maduración, pero no por ello se ha de identificar con la erupción dental”, comenta el doctor.

Los dientes cumplen varias funciones básicas en el desarrollo del niño. A su labor de masticar los alimentos y ayudar al pequeño a hablar correctamente, hay que añadir otra fundamental: la dentadura temporal guía el paso de la definitiva. “Los dientes no crecen de tamaño, lo hace el cuerpo.

Un diente a los 7 años tiene el mismo tamaño que a los 70”, explica Hernández.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por eso es tan importante cuidar bien la dentición primaria, también llamada temporal, formada por 20 dientes que normalmente empezarán a caerse hacia los 6 años de edad.

“Y este correcto cuidado tiene tres pilares básicos: la limpieza, la alimentación y la visita al dentista”, aconseja el odontólogo.

Cada uno saldrá en su momento

La salida de los dientes se produce a partir de los 6 meses (es una edad aproximada, hay niños en los que ocurre antes y otros que tardan más tiempo). Así suele ser el proceso.

  • Incisivos centrales inferiores: Suelen aparecer entre los 6 y los 8 meses de edad.
    • Incisivos centrales superiores: De los 8 a los 10 meses.
      • Incisivos laterales superiores: Surgen entre los 8 y 10 meses.
        • Incisivos laterales inferiores: Generalmente aparecen entre los 10 y los 15 meses.
          • Primeros molares: Aparecen de los 12 a los 15 meses. Primero salen los inferiores y a continuación los superiores.
            • Caninos: Entre los 18 y los 24 meses. En primer lugar aparecen los inferiores y más tarde los caninos superiores.
              • Segundos molares inferiores: No suelen aparecer antes de que el niño cumpla 2 años.
                Publicidad - Sigue leyendo debajo