La luz natural, buena para la salud del bebé

La piel del recién nacido suele presentar un color amarillento que irá desapareciendo si recibe la luz del sol durante unos minutos cada día.

Durante sus primeros días, casi el 60% de los niños presentan una ligeracoloración amarillentaen la piel. Está relacionada con la acumulación en la sangre de bilirrubina, un pigmento que, de momento, el hígado del bebé no elimina bien.

Aunque esta situación, conocida como ictericia neonatal leve,suele desaparecer por sí sola, conviene que el niño reciba la luz del sol.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

10 minutos junto a la ventana

Pon la cuna del niño cerca de la ventana para que a diario recibaluz solar durante al menos 10 minutos. No hace falta que sea un día brillante y luminoso pero si lo es, debes permanecer con el niño, ya que el sol que incide a través de los cristales puede resultar muy intenso y quemarle.

Descúbrele todo lo que puedas de piel y ponle cinco minutos hacia la derecha y después otros cinco a la izquierda. Con esta táctica, en cinco o seis días tiene que haber mejorado notablemente el aspecto de su piel. Si no es así, debe verlo su pediatra.

Cuidado con las corrientes

Antes de la sesión de fototerapia, asegúrate de que a través de las juntas de la ventana no se producen corrientes de aire. El niño estará descubierto y sus defensas son aún muy limitadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo