Mantener la cocina y el baño limpios para el bebé

Estas son las dos estancias más peligrosas para un bebé. Por ello es fundamental que extremes las medidas higiénicas.

En la cocina

En esta estancia de la casa hay que extremar las precauciones higiénicas, sobre todo cuando el calor aprieta, ya que sin querer puedes favorecer la proliferación de gérmenes.

  • Las superficies

    Para limpiar encimeras, suelos y demás superficies con las que el niño pueda entrar en contacto, especialmente en la etapa del gateo, elige un producto eficaz contra las bacterias, pero respetuoso con el medio ambiente y con las pieles delicadas.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    No escatimes en bolsas de basura de calidad, herméticas y con autocierre. Cuando la cambies, no dejes la anterior en el suelo de la cocina ni donde el niño pueda tener acceso.

    • Sus accesorios de alimentación

      Durante los 3-4 primeros meses hay que ser muy cuidadosos con los accesorios de su alimentación. Antes de preparar su toma, lávate las manos con jabón y sécate con un paño limpio (o mejor con papel de cocina).

      Cuando la termine, elimina restos de leche y papilla, lava todo bien con jabón yesteriliza las tetinas, aros, tapas y biberones con un método adecuado para ellos (microondas, en frío o eléctrico). También puedes aprovechar para incluir sus chupetes y mordedores.

      No guardes un biberón a medias de leche o papilla; si no quiere más, mejor tíralo. En una hora a temperatura ambiente puede estropearse y una gastroenteritis en niños tan pequeños lleva añadido el riesgo de deshidratación.

      Una vez esterilizados sus accesorios, tápalos y guárdalos en la nevera hasta su próxima utilización.

      • Al poner la lavadora

        Para lavar su ropa, utiliza productos sin jabón, que no dejen residuos y que respeten la delicadeza de la piel del recién nacido. No añadas suavizantes ni lejía, ya que pueden producir alergias por contacto.

        Sus primeras ropas, en especial las que vayan junto a su epidermis, lávalas separadas de las del resto de la familia. Hacia el sexto mes, cuando el sistema inmunitario del niño haya evolucionado gracias a las vacunas, ya podrás poner una lavadora conjunta para todos.

        En el baño

        Por las circunstancias de su uso, cuando hay un bebé en casa esta estancia debería permanecer siempre cerrada. Pero como esto es una utopía, hay que reducir riesgos.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo
        • Todos los días

          Conviene desinfectar a diario el suelo, el inodoro y el bidet. No dejes líquidos cáusticos desinfectantes en la cubeta de la escobilla.

          Esconde y coloca fuera del alcance del niño todos los productos de limpieza que utilices; algunos son tóxicos por ingestión, pero también pueden serlo por contacto o si el niño se lleva los dedos a los ojos. Acostúmbrate ya, para cuando empiece a gatear.

          Si pones un ambientador en stick, colócalo a más de un metro de altura. Estas pastillas de olores tan sugerentes pueden ser peligrosas para él.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo