Cómo aliviar las molestias de la dermatitis atópica del bebé

Todos los consejos están encaminados a evitar las circunstancias que favorecen la aparición del brote. Puedes incorporarlos a la rutina diaria de tu bebé.

Convivir con la dermatitis atópica tiene sus reglas. Como ya te habrá indicado su dermatólogo, es prioritario calmar el picor rápidamente cuando éste se presenta (utilizando los productos que el especialista te haya recomendado) y, sobre todo, evita el rascado y las heridas de la piel.

EL BAÑO Y LA HIGIENE

Publicidad - Sigue leyendo debajo
  • Es preferible el baño (con el agua entre 32 y 33 ºC) a la ducha, ya que suaviza, relaja y aporta flexibilidad a la piel. Añade aceite (almendras, oliva...) al agua. Si es ducha, mejor de corta duración.
    • Usa bases lavantes sin jabón. Si utilizas jabón, lo ideal es que contenga avena. Aplícalo sólo en los genitales y en los pliegues. Ponle poca cantidad y justo antes de salir de la bañera.
      • Su cosmética, sin perfume.
        • No le frotes con esponjas ni con ningún tipo de manopla.
          • Sécale sin frotar. Y después, con la piel aún húmeda, aplícale una crema hidratante (la leche no es lo suficientemente grasa).
            • Córtale a menudo las uñas; si las tiene sucias o largas, al rascarse puede infectarse la piel.

              SU ROPA Y ABRIGO

              • Vístele con tejidos suaves, ligeros y que transpiren bien, de algodón o de lino. Debes evitar las fibras sintéticas y la lana.
                • No le abrigues mucho, el sudor y el calor reactivan el eccema.
                  • Puedes lavar su ropa en la lavadora, pero utilizando poco jabón y sin suavizante.

                    EN SU ALIMENTACIÓN

                    • Puede comer de todo (a la edad que corresponda), si lo tolera bien. Pero recuerda que los niños con pieles atópicas son más propensos a otras alergias, incluso las alimentarias. Cuidado al intoducir el trigo, el huevo, la leche entera, los frutos secos, la soja y el marisco.

                      UN ALIVIO MUY EFICAZ

                      • Junto al tratamiento que le haya indicado su dermatólogo, cuando esté muy molesto aplícale compresas húmedas y frescas sobre la piel para calmarle la irritación. Usa una tela de algodón mojada en agua (un litro) con vinagre (una cucharada) aplicándola durante media hora.
                        Publicidad - Sigue leyendo debajo