Sin dudas sobre el peso del bebé

Uno de los asuntos que más agobian a todos los padres es el peso del bebé. Te contamos cómo tiene que ir ganando gramos tu hijo para ahorrarte quebraderos de cabeza.

Salvo raras excepciones, todos los bebés pierden peso a los tres o cuatro días de nacer. Es la llamada “pérdida fisiológica”, que se debe a que los pequeños eliminan líquidos que han acumulado durante la gestación y a la expulsión del meconio, que es la primera caca que hacen fuera del cuerpo de su madre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Esta pérdida puede suponer entre el 5% y el 10% del peso con el que nacieron, algo insignificante para los médicos, pero que a los padres suele parecerles mucho, ya que si su hijo nació con 3 Kg puede llegar a quedarse en 2,700 Kg.

Pronto ganará lo perdido

No hay por qué agobiarse. A partir del décimo día los pequeños empiezan a recuperar poco a poco el peso que han perdido, de manera que dos semanas después de su nacimiento vuelven a pesar lo mismo que el día en que nacieron (si no, hay que consultar con el pediatra).

Esto no ocurre exactamente igual en todos los bebés, porque cada uno tiene su ritmo de desarrollo, pero en general sí es así. Según los últimos datos médicos, los pequeños que nacen con menos de 3 Kg recuperan antes el peso perdido que los que nacen más gorditos.

El tipo de lactancia también influye en el modo en que los niños van engordando. Los que toman pecho cogen peso más despacio que los que se crían con biberones, lo que no significa que estén malnutridos.

Pésale en la farmacia

Para no obsesionarse con la balanza, lo mejor es que sea el pediatra quien pese al pequeño en cada revisión. O que le pesen los padres, pero respetando los plazos que les indique el especialista, nunca cada día (les aconsejará pesarlo una vez a la semana).

A la hora de pesar a tu hijo, para que lo que marque la báscula sea lo más fiable posible, recuerda:

  • No le peses en casa. La técnica de pesarte primero tú sola y luego con el niño encima para calcular su peso es muy imprecisa y puedes llevarte sustos y disgustos innecesarios.
  • Hazlo siempre en la misma farmacia, para que la báscula no cambie, y con el mismo tipo de ropa.
  • Intenta hacerlo a la misma hora que la vez anterior (o antes o después de que tu pequeño haya comido).
  • Antes de pesarle, asegúrate de que tiene el pañal seco y limpio.
  • Coge el resguardo en el que constan el peso de tu hijo y la fecha y guárdalo con los otros, para enseñárselos al médico en la siguiente revisión.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    No te preocupes si hay alguna semana en la que no coge peso, porque es algo que carece de importancia. Si tú le notas tranquilo, si moja como poco seis pañales diarios y si hace caca al menos una vez cada dos días, seguro que está bien nutrido.

    Cuánto engordan en su primer año

    Los niños no engordan de un modo constante, sino con altibajos, y en realidad es más importante que la curva de peso sea ascendente que el peso en sí. En su primer semestre la mayoría engordan unos 600 g mensuales, mientras que de los 6 a los 12 meses cogen algo menos, entre 400 y 500 g al mes.

    Lo habitual es que en su primer cumpleaños ya hayan triplicado el peso con el que nacieron.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo