Cómo combatir el hipo del bebé

Es incómodo para el niño, pero totalmente inofensivo. La mayoría de las veces los ataques de hipo se producen por comer muy rápido, algo que se soluciona aplicando unas buenas técnicas de alimentación.

El hipo es un trastorno bastante habitual en los bebés. En los primeros meses se debe principalmente a la inmadurez del diafragma, un músculo que separa el tórax del abdomen y cuya función es regular la cantidad de aire que entra en los pulmones con sus movimientos rítmicos y constantes.

A partir de los 6 meses el diafragma madura bastante, pero hay otros factores que pueden seguir produciendo hipo a tu pequeño, como que sin darte cuenta le ofrezcas la comida demasiado caliente, que le des algún alimento nuevo que no pueda digerir bien, que coma sin parar de moverse o que termine su ración demasiado deprisa y trague aire.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuando esto ocurre el estómago se dilata hasta que choca con el diafragma, que reacciona hipando.

Consejos para prevenir

Para evitar todas estas posibles causas del hipo, sigue estas pautas:

  • Antes de empezar a darle de comer asegúrate de que su comida está templadita, no ardiendo.
  • Espera a que el pediatra te diga cómo y cuándo debes empezar a diversificar su dieta.
  • Mantén a tu hijo sentado mientras come, nunca tumbado del todo, y cuéntale lo que vais a hacer ese día o lo bueno que está lo que le has preparado. Al permanecer atento a tus palabras no se moverá tanto.
  • Para evitar que coma con ansia sé muy puntual con sus comidas. Si está hambriento, “engullirá” lo que le des, tragará más aire y es más fácil que sufra un ataque de hipo.
  • Para que no trague aire, recuerda que aunque ya no es un recién nacido sigue siendo muy importante que el agujero de la tetina de su biberón sea de tamaño medio, ni muy grande ni muy pequeño, y que ésta esté siempre llena de leche cuando se la metas en la boca, para que no succione en vacío. Dejarle tiempo para descansar y eructar es otro detalle que debes tener muy en cuenta.
  • Y además, no le acuestes sin haberte asegurado de que ha eructado.

    Y para erradicarlo

    Aunque el hipo es inofensivo y no suele tardar más de 10 minutos en desaparecer de forma espontánea, resulta muy molesto. Para intentar que a tu bebé se le pase antes, cámbiale de postura, dale agua (debe beberla sin tragar aire), ponle el chupete o intenta provocarle un estornudo.

    Así conseguirás cambiar el ritmo de su diafragma y tu pequeño dejará de hipar enseguida.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo